En medio de la fuerte polémica por la volatilidad de las criptomonedas, el Gobierno estadounidense de Joe Biden y la Reserva Federal estudian la posibilidad de avanzar en la creación de un dólar digital, es decir, una moneda virtual oficial.

Tras cuestionar a Bitcoin, la criptomoneda más difundida en el mundo, la secretaria del Tesoro de Estados Unidos, Janet Yellen, dijo este lunes que el Gobierno de Joseph Biden apoya la investigación sobre la viabilidad de un dólar digital que fomente la inclusión financiera.

Por su parte, Jerome Powell, el presidente de la Reserva Federal (Fed), el banco central estadounidense, dijo el martes ante el Comité Bancario del Senado que el dólar digital es "un proyecto de alta prioridad" y ratificó que la medida está en estudio.

“Tiene sentido que los bancos centrales estén mirando la emisión de monedas digitales soberanas”, planteó Yellen en una conferencia organizada por el New York Times. Y señaló que una versión digital del dólar podría ayudar a abordar los obstáculos para la inclusión financiera en los Estados Unidos entre los hogares de bajos ingresos.

“Demasiados estadounidenses no tienen acceso a sistemas de pago y cuentas bancarias fáciles, y creo que esto es algo en lo que un dólar digital, una moneda digital del banco central, podría ayudar”, apuntó. Y precisó: “Podría resultar en pagos más rápidos, seguros y económicos, que creo que son objetivos importantes”.

¿Qué es el dólar digital?

Powell, por su parte, se mostró convencido de que 2021 es un año para avanzar en el proyecto, que luego requerirá la aprobación del Congreso. El dólar digital sería una nueva forma de dinero. Se trataría de la digitalización de la moneda emitida por la Reserva Federal de EE.UU. en pos de liberarlo de riesgos sistémicos sin la necesidad de tener una cuenta en el banco.

Varios bancos centrales del mundo estudian cómo funcionarían las versiones digitales de su propia moneda. China, por caso, realiza algunas pruebas del programa piloto de un yuan digital. La Fed anunció el año pasado que el Banco de la Reserva Federal de Boston investigaba en Cambridge, Massachusetts, para probar un dólar digital hipotético.

En general, la fiebre del Bitcoin y otras criptomonedas privadas llevó a los Gobiernos a mirar con más énfasis la idea. Más allá de su tendencia alcista, los abruptos movimientos hacia arriba y hacia abajo de la cotización del Bitcoin despiertan preocupación. En definitiva, estos instrumentos pretenden constituirse como reservas de valor pero no cuentan con el respaldo de ninguna institución estatal.

Dólar digital: analizan sus riesgos

En ese sentido, Powell señaló que un dólar digital puede ayudar en la mayor inclusión financiera pero consideró importante estudiar bien sus riesgos. Su preocupación es no socavar la solidez del sistema bancario y financiero estadounidense.

En esa línea, la secretaria del Tesoro remarcó que los funcionarios deben analizar si una moneda digital podría afectar los depósitos bancarios tradicionales, la estabilidad financiera, la protección del consumidor y las transacciones ilícitas. “Hay mucho que considerar aquí, pero vale la pena mirarlo”, aseguró.

Además, Yellen, aseguró que el Bitcoin sigue sin establecerse como método de pago y es “una manera extremadamente ineficiente de llevar a cabo transacciones”.

El Bitcoin repuntó el miércoles hasta los 51.393 dólares tras un desplome que lo llevó a 45.000 el martes. El domingo había tocado un récord superior a 58.000 dólares. La extrema volatilidad reavivó las dudas sobre sostenibilidad de las ganancias siderales del último año.