El Gobierno y la oposición mantuvieron en las últimas semanas reuniones para empezar a definir las listas que competirán en las elecciones primarias, abiertas, simultáneos y obligatorias (PASO) del 12 de septiembre y que luego pasarán a disputar las generales el 14 de noviembre. La temporada preelectoral ya comenzó y en Argentina la economía no es independiente a lo que sucede en las urnas. Expertos advierten que son épocas en las que el mercado se recalienta para cubrirse por la "incertidumbre". 

En junio el dólar blue superó su cotización máxima desde enero 2021 (165 pesos) y llegó operar en $174, para luego bajar hasta los 168 pesos y volver a subir. La volatilidad estuvo caracterizada por el poco volumen de actores que operan en el mercado paralelo. Mientras tanto, el dólar oficial mayorista presentó subas diarias de a centavos, tendencia que comparten la divisa minorista y el dólar ahorro

Sin embargo, el blue no es en la actualidad la mayor preocupación del Gobierno. Los expertos miran con atención a los dólares financieros —el contado con liquidación (CCL) y el Mercado Electrónico de Pagos (MEP)— que son a los que apuntan los ahorristas e inversores al tener cada vez más difícil el acceso a la moneda oficial por las restricciones del Banco Central de la República Argentina (BCRA) a la compra de divisas en los bancos. 

En un contexto donde el resultado de las elecciones podría perfilar el camino hacia 2023 y la llegada de un segundo semestre con más pesos en la calle y demanda de moneda norteamericana, BAE Negocios dialogó con expertos que brindaron un panorama de cara a los comicios generales. 

Presión en el CCL y MEP 

"La presión en los dólares financieros es importante porque es el mercado legal en el que operan la mayoría de los actores que no pueden acceder al dólar oficial", explicó a este medio el director ejecutivo de BigRiverMauro Cognetta

Según Cognetta, "los factores que lo explican son diversos" y pueden resumirse en un contexto de "mucha emisión de pesos" y la cercanía con las elecciones que lleva a los ahorristas a "cubrirse ante la incertidumbre".

Sin embargo, el verdadero problema no es tanto la presión sobre la cotización del MEP y el CCL, sino la brecha que hay entre las monedas bursátiles y la divisa oficial mayorista

"El Banco Central puede ponerle el precio que quiera al dólar mayorista porque eliminó la demanda genuina sobre ese tipo de cambio y lleva a que la demanda se traslade a los dólares financieros", remarcó el asesor financiero Christian Buteler y enfatizó que "no se puede pretender un dólar estable si la inflación fue del 4 y 3%". 

En cuanto a la diferencia cambiaria, Cognetta aseguró que "cuanto mayor es la brecha, más daño hace en el sector exportador y en su rentabilidad". Para el economista, el Gobierno está tratando de llegar a septiembre y noviembre "sin ajustar las clavijas". 

Durante la rueda el CCL y el MEP llegan a subir hasta un 2%. No obstante, el Banco Central con el poder de fuego adquirido por la acumulación de reservas opera con los bonos AL30 y GL30 para, hacia el final de la jornada, "contener" esa brecha. 

Los especialistas anticiparon que durante este año el BCRA va a seguir interviniendo como un actor más pero que ante la mayor demanda de dólares del segundo semestre va a tener que "administrar y moderar esa intervención". 

Elecciones 2021: Qué puede pasar con el CCL y MEP

"El mercado cambiario en Argentina es la caja de resonancia de las incertidumbres", aseguró a BAE Negocios Gabriel Caamaño Gómez, gerente de la consultora Ledesma y destacó que el Gobierno de Alberto Fernández enfrenta un "problema de credibilidad" con el mercado que "no se encarga de resolver".

"El Gobierno nunca quiso bajar una hoja de ruta para recuperar la credibilidad. Esta dispuesto a pagar altos costos para no acercar un acuerdo antes de las elecciones. El mercado entiende que Argentina necesita un plan", explicó Caamaño Gómez, que además destacó que él no ve un cambio de enfoque para después de las elecciones. 

Por su parte, Christian Buteler vaticinó que después de los comicios lo que puede pasar es que el Banco Central "acelere el ritmo de la devaluación diaria" y aclaró que "no espera un salto brusco del dólar oficial ni este año ni el próximo". 

Ninguno de los tres especialistas consultados pronosticó un valor del tipo de cambio a fin de año pero coincidieron que actualmente el valor del dólar "no está atrasado" y eso también le da "margen" al Central para que intervenga en las operaciones con dólares bursátiles. 

Más pesos, menos dólares

"En los años electorales tenés a parte de los inversores dolarizando sus carteras", explicó a BAE Negocios Buteler, presidente de Buteler Servicios Financieros. 

Las elecciones 2021 no son la excepción a la regla. Durante este año el BCRA cortó la racha de pérdida de reservas y acumuló de 39.501 millones de dólares en enero a 42.066 millones de dólares a principios de junio de 2021. Esto se dio en gran parte debido al elevado precio de los commodities en Chicago como la soja y el trigo, además del ingreso extraordinario por el aporte de las grandes fortunas que surgió como paliativo a la inversión que tuvo el Estado durante la pandemia de coronavirus

El segundo semestre encuentra a la autoridad monetaria parada desde otro lado con la cosecha gruesa ya liquidada y sin ese impuesto a la riqueza. Por otra parte, la necesidad de inyectar más dinero en el bolsillo de los argentinos va a demandar una mayor asistencia al Tesoro por parte del BCRA.

Los cierres de paritarias, el adelanto del Salario Mínimo Vital y Móvil (SMVM), el ingreso de 7000 pesos para la Asignación Universal por Hijo (AUH), el incremento de las tarifas por debajo de los estimado que significa más subsidios, el pago de Tarjeta Alimentar y un posible bono extra para jubilados y pensionados, además de la suba de las prestaciones por Ley de Movilidad Jubilatoria, ejercerán una mayor presión filscal en la última parte del año.