El directorio del Banco Central volvió a permitir el giro de utilidades de empresas al exterior en dólares a precio oficial y sin el impuesto del 30 por ciento. De esta manera, flexibilizó el supercepo aunque con condiciones: deberá tratarse de divisas que previamente hayan ingresado al país, entre otros requerimientos.

La Comunicación "A" 6869 del organismo indica que las entidades financieras "podrán dar acceso al mercado de cambios para girar divisas al exterior en concepto de utilidades y dividendos a accionistas no residentes, sin la conformidad previa del BCRA en la medida que las utilidades "correspondan a balances cerrados y auditados".

La medida permite que las compañías giren dividendos por un monto de hasta el 30% de lo que invirtió, siempre que la inversión realizada desde este viernes se haya liquidado en el mercado.

Desde que el Gobierno impuso el impuesto del 30% a la compra de divisas, las empresas tenían vedado el acceso al mercado oficial y por eso muchas compañías acudían a operaciones de bolsa mediante el contado con liquidación.

La comunicación de la autoridad monetaria advirtió que los casos que "no encuadren" en los términos de la circular "requerirán la conformidad previa para acceder al mercado de cambios para el giro al exterior de divisas".