En plena aceleración del stock de pasivos remunerados en busca de reabsorber parte de los pesos emitidos para financiar el paquete de medidas anticoronacrisis, el Banco Central sacó un nuevo estímulo para que las entidades financieras compren Letras de Liquidez (Leliq) y reduzcan sus tenencias de dólares.

Lo hizo a través de la Comunicación A 7077 remitida a los bancos el jueves pasado y formalizada este lunes en el Boletín Oficial.

La circular establece que, a partir del 1º de agosto, "el límite para la posición neta excedente de Leliq se ampliará por la diferencia positiva entre el límite para la posición de contado establecido en el último párrafo del punto 2.2.2. de las normas sobre Posición global neta de moneda extranjera –USD2.500.000 o el 4 % de la RPC del mes anterior al que corresponda, el mayor de ambos– y el promedio mensual de saldos diarios de la posición de contado observada, o cero de resultar negativo, correspondientes al mismo mes".

Es decir, estimula a los bancos a limitar su tenencia de dólares contado al mínimo indispensable para las necesidades operativas y, como contrapartida, les ofrece una ampliación del techo hasta el cual pueden comprar Leliq, el instrumento por el que el BCRA les paga 38% anual en intereses por colocaciones a una semana de plazo.

La medida forma parte de un paquete más amplio que busca moderar la presión sobre las distintas cotizaciones del dólar, que podrían incrementarse en los próximos días si finalmente la negociación con los fondos de Wall Street por la reestructuración de la deuda externa se empantana y el Gobierno decide postergar el canje hasta 2021, después de acordar un nuevo programa con el FMI, como amenazó este domingo.

Por caso, el mismo jueves el BCRA subió la tasa mínima para los plazos fijos minoristas del 30% al 33%, al fijar el piso del retorno que los bancos deben otorgar a sus clientes por los depósitos a plazo de menos de un millón de pesos en el 87% de la tasa de referencia, o sea, la tasa de Leliq.

La ampliación del tope de suscripción de las letras de liquidez es la contraparte para las entidades financieras, que ahora deberán pagar más por estas colocaciones.

En cualquier caso, la decisión del ente que preside Miguel Pesce será un nuevo trampolín para el stock de Leliq, que crece a paso firme desde que en abril el Central frenó la política de desarme y baja de tasas con la intención de reabsorber parte del shock de emisión que realizó para asistir al Tesoro en la financiación de las medidas paliativas del impacto económico, sanitario y social que está generando la pandemia.

Así, el stock de pasivos remunerados del BCRA más que se duplicó desde diciembre a hoy. Al jueves 30 -último dato disponible-, el saldo total de Leliq llegaba a $1.672.799 millones, contra los $760.185 millones que había al cierre de 2019. En el caso de los pases, el stock creción de $431.248 millones a  $744.789 millones en el mismo período.