El Fondo Monetario Internacional ( FMI) alertó que frente a los índicadores negativos mundiales "va a ser necesario que el gasto público siga estando de apoyo" y que "sea flexible" hasta que se haya asegurado una "salida duradera de la crisis” desatada por la pandemia de coronavirus. 

En el reporte de este viernes, la economista jefe del organismo Gita Gopinath, y Vitor Gaspar, director del Departamento de Finanzas Públicas, advirtieron que "recortar el gasto público muy pronto podría descarrilar la recuperación"

“Si bien la trayectoria de la deuda podría seguir aumentando, una reducción de la presencia fiscal más temprana representa un riesgo aún más grande para la recuperación, con mayores costos fiscales”, subrayaron en la rueda de prensa que tuvo lugar en la sede de Washington. 

En las previsiones del FMI, la deuda pública alcazará este año un "máximo histórico" y "sobrepasará el tamaña de la economía global", a pesar de que las tasas de interés están en mínimos generalizados.

"Se prevé que el déficit de los Estados sea cinco veces más grande de lo que se estimaba para 2020 antes de la pandemia" precisaron los representantes de la entidad monetaria.  

"La crisis sanitaria y el confinamiento para contener un virus demandaron una inmensa respuesta fiscal cercana a los 11 billones de dólares para ayudar a los hogares e impedir quiebres de empresas. Pero  también contribuyeron a que la deuda pública global llegue a su máximo nivel en la historia y se ubique por encima del 100% del PIB global”, indicaron este viernes. 

Escenario pospandemia

Para los economistas ahora “está clara la necesidad de un apoyo fiscal continuo”, aunque apuntaron que los países van a tener que encontrar una forma de financiar estos estímulos, "sin que la deuda se convierta en algo insostenible", y con especial énfasis en los sectores que vayan a sobrevivir a la crisis.

“Aunque muchos países salgan tímidamente de este gran confinamiento, ante la ausencia de una solución a la crisis de salud, siguen habiendo grandes incertidumbres sobre el camino hacia la recuperación”, alertaron los economistas, y subrayaron que muchos de los empleos destruidos por la crisis “probablemente no se recuperarán”.

Entre las opciones para contrarestar el efecto recesivo, los representantes del Fondo destacaron "una mejora de la recaudación de impuestos, una reforma impositiva para hacerlos más progresivos, para que quienes tienen más paguen más", y "eliminar los subsidios para el combustible".