El Fondo Monetario Internacional ( FMI) se pronunció a favor de la propuesta oficial por el canje de deuda oficializada este martes. Destacó que "es un paso importante en el proceso de reestructuración", y llamó a negociar en perspectivas de un "camino sostenible".

El director de Comunicación del organismo, Gerry Rice, informó que la oferta ya fue revisada,  que recibió el visto bueno, y la catalogó como "un paso importante en el proceso de reestructuración de la deuda con los acreedores privados".

"Esperamos que todas las partes involucradas continúen trabajando de manera constructiva y oportuna con el objetivo de llegar a un acuerdo que coloque la deuda pública en un camino sostenible y establezca las bases para un crecimiento inclusivo y duradero en el futuro ”, enfatizó Rice. 

A través del Decreto 582, la propuesta mejorada de canje de deuda en moneda extranjera bajo legislación no local, ofrece pagar a los acreedores USD 13.800 millones más respecto a lo que lanzó el Ejecutivo a fines de abril. 

Con firma del presidente Alberto Fernández, y el Ministerio de Economía, Martín Guzmán, la Casa Rosada hizo efectivo el envío de la enmienda ante la Comisión de Valores de Estados Unidos, la Securities Exchange Commission (SEC), que datalla el pago de 53,5 dólares por cada 100 de valor nominal (USD 13,5 por encima del nivel que aseguraban era "sostenible" para el país en la primera oferta, el 21 de abril) y estará abierta hasta el 4 de agosto.

La estrategia oficial inicia una etapa en búsqueda por quebrar la alianza BlackRock-Exchange, mientras que ya consiguió la adhesión de los fondos más dialogistas. Aún resta saber cómo jugará el mayor administrador de bonistas de inversión del mundo liderado por Larry Fink, y sus aliados de los grupos Ad Hoc y el mismo Exchange. 

En los despachos oficiales hay buenas expectativas aunque también cautela. El objetivo es alcanzar las mayorías necesarias para activar las cláusulas de acción colectivas (CAC), del 66% en los bonos emitidos por Mauricio Macri y del 75% en los de la reestructuración de 2005, y poder avanzar en un canje generalizado ya que de conseguirse ese piso de adhesiones todos los tenedores se verían obligados a ingresar y no habría riesgos de litigios en Nueva York.

 "Hay un límite al que podemos llegar, este es el límite para cuidar a la Argentina y mantener una relación sostenible con los acreedores. Buscamos llegar a un acuerdo con todos ellos", señaló el Ministro de Economía, Martín Guzmán en diálogo con Telefe.