Al impacto monetario del 0,6% extra de gasto fiscal que generan las medidas anticrisis anunciadas hasta ahora, se le podría sumar en parte el de las líneas de créditos por $350.000 millones, anunciadas la semana pasada, ya que su financiamiento implicaría desarme de Leliq. La emisión crecerá con fuerza y podría hacerlo sin impacto inflacionario.

El director de Macroviews, Pablo Goldín, señaló al respecto: "Ahora puede pasar que emitas un montón de plata en dos o tres meses y que eso no tenga un traslado inflacionario. No porque hayan cambiado los fundamentos de la economía sino porque es una situación particular, que va a hacer raro que se puedan aumentar precios. Porque no hay gente en los negocios, porque hay cepo y porque aumentar precios hoy es ser traidor a la patria. Eso sí: si dentro de 6 meses pasó la pandemia y seguimos en ese nivel de maquinita, ahí habrá impacto. La clave es dar en la dosis justa, en el momento justo. Y tener la sabiduría y los reflejos de reaccionar y volver a la normalidad. En el 2010 y 2011 se cometió ese error, cuando el mundo se puso prudente, acá se aumentó el déficit y la emisión y después no nos fue bien".

El economista de la Fundación Germán Abdala, Leandro Ottone, sostuvo: "La emisión venía bien planchada, eso da margen para emitir sin traslado.