Los bonos en pesos tuvieron subas de más de 4%, impulsados por la lectura del mercado de que no habrá default en la provincia de Buenos Aires, mientras que los títulos públicos en dólares finalizaron mixtos.

El martes, la provincia de Buenos Aires anunció su intención de acordar con los tenedores una postergación en la fecha de pago de capital que vence el 26 de enero, por un monto de US$249.975.000.

Ariel Guzmán, de Rava Bursátil, señaló que en el segmento de renta fija los bonos pagaderos en pesos se recuperaron luego de la fuerte caída experimentada en las últimas jornadas.

A esto se sumó que los principales bonos emitidos en dólares "operaron mixtos".

La suba más pronunciada dentro de las especies emitidas en pesos fue la del Boncer 20 (TC20), con una mejora de 4,65%; mientras que el Bonar 24 -tanto en pesos como en dólares- operó en baja.

Alejandro Kowalczuk, director de Asset Management de Argenfunds, explicó que si bien en el mercado local de bonos sigue pesando el "efecto" deuda Provincia de Buenos Aires, los bonos soberanos en dólares "tuvieron un rebote".

"Los bonos en dólares terminaron con variaciones positivas en su mayoría, con el Discount y el Par en dólares alcanzando máximos del día, mientras otros tuvieron un desarrollo bajista tras tocar máximos intradiarios en las primeras horas de la rueda, como el AY24 que pasó de estar +1,34% a cerrar en negativo un 0,88%, el AO20 de +2,24% a +0,75%, y el PARA de +2,93% a +1,46%".

Por su parte, Daniela Wechselblatt, titular de DW Global Investments, indicó que el anuncio de del gobernador Axel Kicillof sobre el pedido de postergación de la fecha de pago del bono BP21 es un "test" para el mercado de deuda argentino.

"El mercado cree que por una deuda tan chica que tiene la provincia de Buenos Aires (PBA) no se va a llegar a entrar en default", sostuvo la especialista, que estima que los inversores sospechan que lo del reperfilamiento y la falta de salvataje adelantada por el Gobierno nacional es una puesta en escena.

"Básicamente, el mercado no cree en lo que está diciendo el gobierno (de la PBA) y confían más que están haciendo para ver cómo reaccionan los mercados que otra cosa. La suma es muy baja. Son US$250 mil millones que para lo que es una deuda soberana o provincial, es un monto bastante irrisorio", explicó Wechselblatt.

Mercado bursátil

En lo que respecta al mercado accionario, la bolsa porteña cerró la jornada con una baja de 0,91%, arrastrado por las acciones de empresas financieras y a contramano de las bolsas de referencia.

En el panel líder, Cablevisión Holding avanzó 5,45%; Aluar subió 4,14%; Ternium, +2,25%; Cresud, +2,17%; y Sociedad Comercial del Plata ganó 2,01%.

Por el contrario, Banco Francés cayó 5,06%; Central Puerto bajó 4,30%; Grupo Supervielle, -4,24%; Banco Macro, -4,04%; y Grupo Financiero Valores, -3,92%.

Por su parte, los papeles de empresas argentinas que cotizan en Wall Street terminaron con mayoría de bajas lideradas por Banco Supervielle (-5,4%); Edenor (-5,2%); Banco Macro (-4,8%); Banco Francés (-4,7%); y Central Puerto (-4,3%).

Mientras que las cuatro únicas ganancias fueron para: Corporación América (+1,4%); Mercado Libre (+1,2%); Despegar (+1,0%); y Cresud (+0,7%).

Acuerdo comercial

A nivel internacional, el dato más importante del día fue la firma de la "Fase 1" del acuerdo comercial entre Estados Unidos y China, tras 18 meses de tensiones que pusieron en vilo a los mercados.

Según las partes, la fase uno de una negociación más amplia, derivará en un fuerte aumento de las exportaciones estadounidenses a China, establece un mecanismo para la reducción gradual de aranceles y estable algunos avances en materia de protección de la propiedad intelectual, freno a las transferencias forzadas de tecnología y garantías de transparencia en el mercado cambiario.

En uno de los puntos principales del acuerdo, China se comprometió a comprar bienes estadounidenses por unos 200.000 millones de dólares en dos años.

A cambio, Estados Unidos accedió a bajar desde 15% hasta 7,5% los aranceles que había impuesto a los productos chinos por valor de 120.000 millones de dólares.