El pago de deuda externa privada consumió unos 22.300 millones de dólares entre diciembre de 2019 y marzo de 2022.

Fue el principal factor que impidió la acumulación de reservas por parte del Banco Central, a pesar del saldo positivo por casi 21.000 millones de dólares en esos 28 meses.

Este drenaje de divisas para abonar compromisos externos de las empresas es un desafío para la administración cambiaria del Banco Central, que no produce una acumulación de reservas que permita estabilizar el frente externo, en un contexto de importante superávit comercial.

Precisamente, hasta principios de 2022, la principal causa de esta falta de acumulación de reservas fue la salida de divisas para el pago de capital e intereses de deuda externa privada.

De hecho, esta cuenta se movió de manera casi equivalente al saldo positivo de ingreso de divisas por el comercio de bienes y servicios.

Ahora, desde principios de este año el impacto de las mayores importaciones de bienes necesarios para apuntalar la recuperación de la economía, la normalización de las salidas por turismo y el incremento del costo de los fletes pone en crisis ese esquema.

De acuerdo con los últimos datos del Balance Cambiario del Banco Central, las personas humanas compraron de forma neta 470 millones de dólares en abril, básicamente para atender gastos efectuados con tarjetas por consumos con proveedores no residentes y para atesoramiento, por 301 millones y 138 millones, respectivamente. 

La mayor demanda de divisas por esos tres canales -importaciones, turismo y fletes- va a requerir necesariamente se ajuste ese nivel de suministro de divisas al sector privado por la cuenta financiera.

La "puerta giratoria" del Banco Central

Desde 2019, y sin contar los movimientos netos de saldos con el Fondo Monetario Internacional (FMI), se produjo una caída de casi 7.500 millones de dólares en las reservas internacionales del Banco Central.

Los números muestran una "puerta giratoria" en el flujo de divisas. Los números dejan en evidencia que los dólares que aporta el comercio exterior se van en pagos de deuda de bonos u Obligaciones Negociables (ON) y préstamos de empresas privadas:

- El saldo de la cuenta de comercio de bienes y servicios brindó casi 21.000 millones de dólares entre diciembre de 2019 y marzo de 2022.

- El Gobierno pagó intereses de deuda por 8.163 millones de dólares

- Pero entre los intereses y capital de la deuda externa privada salieron 22.300 millones de dólares, con un dato muy alto de salida para pagos de caital en marzo último.

- La cuenta neta de ingresos y egresos de capital con los organismos bilaterales (excepto FMI) fue de 500 millones de dólares

-La formación de activos externos (FAE) demandó 4.200 millones de dólares

-La inversión extranjera directa fue de 2.070 millones de dólares

Cuál fue el resultado en materia de acumulación de reservas

Se pueden considerar tres formas de variación de reservas:

- El resultado de todas las transacciones  incluido el crédito del FMI en marzo de 2022 fue una caída de 3.900 millones entre diciembre de 2019 y marzo de 2022

- El resultado de todas las transacciones excluyendo el crédito del FMI en marzo de 2022 fue una caída de 10.700 millones de dólares.

- La caída contable de las reservas -que es la que se informa habitualmente y que incluye una valorización positiva del oro y las divisas en tenencia que aumentaron la cotización- fue de 635 millones de dólares.

Por qué las empresas demandan tanto para deuda externa

La salida de divisas por el pago de compromisos de deuda empresaria se explica porque la deuda externa privada creció 20.000 millones de dólares durante la gestión del expresidente Mauricio Macri.

Precisamente, la deuda externa financiera del sector privado es la que surge de la emisión de bonos, ON de las empresas o de la contratación de un préstamo en dólares.

La deuda comercial, por su parte, resulta del giro habital por operaciones de importación y se mantuvo constante.

Fugan y luego el Central le vende dólares "baratos"

Esos 20.000 dólares de endeudamiento privado durante el macrismo -contabilizados como deuda o préstamos- fueron tomadas por  las mismas 850 empresas que hicieron Formación de Activos Externos (FAE) por 40.000 millones de dólares.

De hecho, ahora esas compañías son las que demandan divisas para "repagarlas" otra vez, y lo hacen mediante el Mercado Único y Libre de Cambios (MULC) al tipo de cambio oficial. Son el principal concepto que explica por qué no se acumularon reservas

Esta situación hace que el nivel de reservas al finalizar marzo sea similar al del 1 de diciembre de 2019.

Los movimientos netos por transacciones corrientes y financieras tuvieron un resultado negativo de casi 11.000 millones, pero el crédito del FMI de marzo de 2022 y el aumento de valor de los activos en reservas casi lo compensaron totalmente.

Qué pasa con las importaciones

De acuerdo con datos de la balanza de pagos del Indec, se observa una tendencia muy acelerada de importaciones de insumos difundidos, logica para la recuperación de la actividad económica.

A esta situación se agrega que, debido a la guerra Rusia-Ucrania, el precio y las cantidades importadas de energía están requiriendo un esfuerzo mayor en este rubro.

También ha tomado velocidad la importación de Bienes de Consumo, pero fundamentalmente por el importante aumento de cantidades, en una cuenta que invariablemente será necesario mitigar desde la administración cambiaria.