El rebrote de contagios de coronavirus en varias ciudades del mundo vuelve a arrastrar a la baja a los mercados globales y Argentina no logró ser la excepción.

Las acciones locales cedieron hasta 5,1% en la Bolsa porteña este miércoles, en línea con los ADRs, que mostraron bajas de hasta 7,4% en Nueva York.

La caída se dió a pesar de que ayer, una vez cerradas las operaciones, MSCI informó que Argentina seguirá formando parte del grupo de los mercados emergentes a pesar del duro cepo cambiario y los controles de capitales que rigen en nuestro país. La decisión sorprendió a los hombres y mujeres de la city, que esperaban la reclasificación a "frontera". 

"Una vez más los activos locales quedan rehén del humor externo, toda vez que ha sido el apetito por riesgo global el principal 'driver' para la fuerte recuperación que ensayaba desde los mínimos, desplazando así la influencia de los acontecimientos domésticos", señaló el economista Gustavo Ber.

Los bonos en dólares también registraron bajas, con los inversores atentos a la renegociación de la deuda, que luego de la tensión de la semana pasada, parece querer acercarse a un punto de encuentro.

El riesgo país subió un 2,1%, a 2.513 puntos básicos.

"Finalmente el Banco asesor encontró un rol dentro del proceso de renegociación de la deuda. El Banco Lazard intenta por estas horas poner blanco sobre negro, buscando enfatizar en los puntos en común entre las propuestas del gobierno y de los bonistas para ver si puede aproximar a un punto intermedio", señalaron desde Delphos Investment.

Y agregaron: "La desconfianza sigue siendo elevada, sobre todo del grupo Ad Hoc. La diferencia de US$ 7,0 promedio, el criterio totalmente diferente en cuanto al VRI (gobierno busca uno atado a las exportaciones y bonistas uno atado al PBI medido por el FMI) y diferencias en las cláusulas legales siguen por ahora arriba de la mesa. ¿Alcanza con cerrar un "deal" parcial? ¿Qué nivel de adhesión podría ser un éxito relativo? Son preguntas que cada vez dan más vuelta".

En Wall Street, el Dow Jones cayó 2,72% y el S&P 500 cedió 2,59%. En la misma línea, el indicador líder de acciones de la eurozona, FTSE 100, perdió 3,11%.