Desde que Elon Musk hizo pública su decisión de pausar la compra de Twitter por 44 mil millones de dólares, las acciones de la red social no hicieron más que desplomarse. En este sentido, en los últimos días Musk deslizó la posibilidad alcanzar un acuerdo viable a un precio más bajo.

La compra de Twitter por parte Musk permanece en suspenso luego de que el CEO de Tesla cuestionara la cantidad de bots y cuentas falsas que existen en la red social. Musk tiró la primera piedra la semana pasada, cuándo dudó que el cálculo de hasta un 5% de perfiles falsos que la compañía informó era correcto.

Poco después compartió información sobre la metodología que utiliza Twitter para medir la cantidad cuentas falsas, lo que le valió una denuncia por parte del equipo legal de la compañía por romper el acuerdo de confidencialidad acordado. 

Musk descree de los cálculos de Twitter para estimar las cuentas falsas

El cruce con el CEO de Twitter

Por si fuera poco, el hombre más rico del mundo tuvo un cruce por Twitter con el CEO de esa red social, Parag Agrawal. "Nuestras estimaciones internas reales para los últimos cuatro trimestres estuvieron muy por debajo del 5%", aseguró el ejecutivo en respuesta a las dudas de Musk.

“Desafortunadamente, no creemos que esta estimación específica se pueda realizar externamente, dada la necesidad crítica de usar información tanto pública como privada (que no podemos compartir)", escribió poco después Agrawal. Acto seguido, Musk le respondió con un emoji escatológico

El desplome de Twitter

En simultáneo a esta polémica, las acciones de Twitter eliminaron todas las ganancias que habían logrado desde que Musk reveló su participación en la plataforma de las redes sociales

Los papeles de la empresa cayeron el lunes hasta un 4,9% a USD 38,71 por debajo del cierre registrado el 1 de abril en USD 39,31, la última sesión antes de que Musk realizara el anuncio. En la última semana, las acciones de Twitter no paran de caer. Solamente en las últimas dos jornadas, la caída de su valor casi llega al 20%.

 

En el mercado se especula con que la decisión de Musk no pasa por no querer comprar Twitter, sino que puede estar intentando pagar un mejor precio. De hecho, para este negocio está buscando inversión externa que disminuya su apuesta en Twitter. Bajar el precio hace que el negocio sea más atractivo para los inversores.

En este sentido, de acuerdo a Bloomberg, Musk insinuó que podría tratar de renegociar el precio de su adquisición de Twitter y adelantó que un acuerdo a un precio más bajo no estaba "fuera de la discusión"