En la Ciudad de Buenos Aires la inflación fue de 3,5% durante diciembre y totalizó 50,6% en 2019. Fue así el año de mayor variación de precios para toda la serie del indicador que la Dirección General de Estadísticas y Censos porteña publica desde 2013.

Los que más impactaron en el IPC CABA fueron los alimentos y bebidas no alcohólicas, que tuvieron una suba de 3,7% y sumaron 0,6 punto al índice. Golpearon fuerte Carnes y derivados (5,5%); Leche, productos lácteos y huevos (3,3%) y Pan y cereales (3,5%).

El segundo mayor impacto lo aportó la salud, con un incremento de 6,3%, lo que sumó 0,5 punto al índice, reflejando principalmente incrementos en las cuotas de medicina prepaga. El tercero fue en el transporte, con un aumento de 3,8%, que aportó 0,4 punto al IPC, por alzas en combustibles y lubricantes para vehículos de uso del hogar, seguidas por subas en los valores de los automóviles. El cuarto fue en los restaurantes y hoteles, con una suba de 4,7% y un impacto de 0,4 punto en el índice.