En marzo hubo récord de emisión monetaria. Se "imprimieron" pesos por 596.962 millones, mucho más que lo que se había emitido en noviembre y diciembre sumados, aquellos meses de maquinita acelerada. La base monetaria creció 34,7% en un mes, lo que en términos reales significa una extraordinaria suba de 31,1%, si se confirma una inflación de 2,7%, en línea con las proyecciones de algunas consultoras privadas. El dinero aún no llegó a la calle, pero se espera que los bancos comiencen a volcarlo.

A pesar de las discusiones históricas en torno de la emisión monetaria, hay consenso entre economistas en casi todo el largo del abanico ideológico: esta vez la economía precisa inyecciones de liquidez para financiar el paquete fiscal impulsado por el Gobierno y para proveer de dinero, vía créditos, a las pyme. El coronavirus cambió las necesidades, en un vuelco de 180 grados.

Los números publicados por el BCRA refieren a los primeros 26 días del mes pasado. De los $596.962 millones impresos, $125.000 millones fueron al Tesoro para financiar el paquete fiscal por la vía de los adelantos transitorios. A ese número hay que sumarle $60.000 millones de transferencias de utilidades. Pero la mitad del total, $304.421 millones, corresponde a pesos que fueron a los bancos por la decisión del BCRA de limitar la tenencia de Leliq para impulsarlos a ofrecer los anunciados créditos a tasas del 24%, para aliviar a las pyme.

En ese sentido, un detalle resulta destacable: la fuerte emisión monetaria de marzo todavía no llegó a la calle. Si los pasos para que los billetes lleguen a circular son dos, es decir primero que el BCRA le dé liquidez a los bancos y segundo que ellos ofrezcan préstamos, por ahora ocurrió sólo el primero. De los $596.962 millones emitidos en los primeros 26 días de marzo, $520.321 millones aún estaban en las cuentas corrientes que los bancos tienen en el BCRA.

Es decir, por ahora pasaron de estar en Leliq con una tasa de 38% a una tasa 0%. La idea es que esos pesos comiencen a "quemarles" y los presten. De hecho, en estos días algunos anunciaron nuevas líneas para pymes. Pero no será fácil: se trata de prestarle a pymes, pasando de remuneración 0% a 24%, pero en un contexto en el que no está claro cuántas van a sobrevivir y pagar sus créditos.

El director de Econviews, Miguel Zielonka, no es un amigo de la emisión monetaria desbocada. Dado el contexto excepcional, esta vez dijo a BAE Negocios: "La única salida que tiene el Gobierno hoy es emitir. Llegado el caso, si eso genera inflación, se trata del mal menor. Tendrá que tener la habilidad de bajar la emisión más adelante, cuando la situación se normalice. La cadena de pagos está sufriendo mucho y la gente perdiendo ingresos. Para los bancos no es fácil prestar en este contexto; cuando lo hagan, la cadena se va a lubricar".

Más notas de

Mariano Cuparo Ortiz

El empleo privado cumplió dos años de puras caídas mensuales

El empleo privado cumplió dos años de puras caídas mensuales

La industria local, entre las que más cayeron de América Latina

La industria local, entre las que más cayeron de América Latina

El BCRA envió $100.000 millones más al Tesoro en un nuevo mes de fuerte rojo primario

En cuarentena, la emisión para financiar el rojo primario llegó a $1,17 billón

La baja del consumo es lo que más afecta a las fábricas

La baja del consumo es lo que más afecta a las fábricas

El salario cayó 4,8% real durante la pandemia

El salario cayó 4,8% real durante la pandemia

El Central tentó a los ahorristas y los plazos fijos crecieron 9,7% real

El Central tentó a los ahorristas y los  plazos fijos crecieron 9,7% real

El stock de Leliq trepó 29,1% real durante junio

El stock de Leliq trepó 29,1% real durante junio

Con el freno de mano del consumo puesto, la industria rebotó 9%

Con el freno de mano del consumo puesto, la industria rebotó 9%

En junio siguió firme el apalancamiento empresario

En junio siguió firme el apalancamiento empresario

La city y un escenario sombrío

La city y un escenario sombrío