Desde la salida de la crisis del 2001 evidenciando la vulnerabilidad financiera que atraviesa Argentina, la proporción de deuda en moneda extranjera supera los números registrados 19 años atrás, según señaló un informe de la Universidad Nacional de Avellaneda (Undav).

En el comunicado remarcan que el presupuesto que se fue por "la canaleta" de los intereses de deuda equivale a lo que se pudo haber realizado en diferentes áreas claves para el desarrollo de la Argentina.

Mientras el gasto primario cayó un 30% desde 2015 el peso de los intereses de la deuda pasó del 5,5% sobre dicho gasto a representar el 20% en 2019.

En las comparaciones realizadas por el observatorios se tuvo en cuenta los porcentajes desde la salida de la crisis 2001, en el 2019 la deuda en moneda extranjera alcanzó el porcentual más alto llegando al 80,2%.

A su vez, la Undav enfatizó que no sólo el stock de deuda  sobre PBI creció sustancialmente sino que empeoró su composición. La deuda en moneda extranjera se incrementó en U$S87 mil millones (+54%) mientras que la nominada en pesos cayó en U$S13 mil millones (-18%) entre 2015 y el 2019. 

Argentina debe afrontar vencimientos de deuda por casi 324.000 millones de dólares. En septiembre de 2019, tres años y 9 meses de la gestión de Cambiemos el crecimiento de deuda había superado el 45%.

El proceso de endeudamiento en los últimos 4 años ha sido acelerado al punto que la propia administración anterior  debió reperfilar la  deuda que suscribió durante su gestión.

A su vez, los vencimientos de la deuda alcanzan los U$S200 mil millones entre 2020 y 2023. Durante los primeros dos años se observan vencimientos en moneda extranjera por U$S30 mil millones por año y en los últimos dos por más de U$S40 mil millones por año.

La problemática principal del tema de la deuda pública son los vencimientos de capital e intereses, principalmente con acreedores privados, de deuda nominada en moneda extranjera y protegida en tribunales del exterior.