El Comité de Acreedores de Argentina ("ACC" por sus siglas en inglés) rechazó hoy la oferta de canje de deuda que hizo el Gobierno nacional, la cual implica una quita en torno al 65%, y pidieron a las autoridades "abandonar el camino unilateral".

Este comité se compone de tenedores de bonos internacionales de Argentina y representa a un grupo diverso de inversores internacionales, incluyendo compañías de seguros, oficinas familiares, fondos comunes de inversión y administradores de carteras.

"El grupo de bonistas ha revisado la propuesta hecha por Argentina, lamentablemente no puede apoyarla", anunció el ACC en un comunicado con respecto a la oferta del ministro de Economía, Martín Guzmán.

El grueso de los analistas de mercado y los mensajes que dejan trascender algunos fondos de inversión marcan que la quita propuesta se ubica en torno al 65%, luego de calcular el valor presente neto (VPN) de los nuevos bonos a emitir cerca de USD35. Los escenarios que maneja el Gobierno, en cambio, plantean un recorte menor en función de ubicar el VPN cerca de USD10 arriba, tal como informó BAE Negocios.

El comité fue constituido para contribuir a una "resolución ordenada y completa" en relación a la deuda argentina, bajo el planteo de que esto necesitará de la colaboración de las autoridades argentinas, acreedores privados y acreedores del sector oficial, en particular el Fondo Monetario Internacional, aseguraron en el texto dado a conocer hoy.

Para el ACC y otros tenedores de bonos, el "único modo viable" de conseguir una resolución para la sostenibilidad de la deuda argentina es a través de "negociaciones de buena fe", las cuales dependen del oportuno intercambio de información económica, sustentada en políticas concretas y factibles.

"Dicha información y políticas no han sido compartidas, y el proceso seguido por Argentina antes de su oferta unilateral ha quedado muy por debajo de las expectativas de los tenedores de bonos, no habiendo existido discusiones significativas", sostienen los bonistas.

Sin embargo, aún posible alcanzar una solución sustentable a la crisis de deuda argentina, considera el ACC, en la medida que Argentina "esté preparada para entrar en un proceso de negociación de buena fe".

El ACC afirmó que un amplio grupo de tenedores de bonos está dispuesto a hacer una contribución equitativa a través de una concesión sustancial en las obligaciones durante el período que sea necesario para la implementación de políticas económicas, incluidas medidas estructurales.

La agrupación invitó a Argentina "a abandonar el camino unilateral y comenzar una verdadera negociación".

El grupo de acreedores extranjeros está de acuerdo con la premisa establecida en los Lineamientos de Deuda de Argentina sobre la necesidad de evitar los ciclos de expansión y crisis, los cuales han desembocado en las reestructuraciones de deuda.

Sin embargo, "una razón clave de estos ciclos ha sido la inhabilidad de Argentina de adherir a políticas que permitan que la economía funcione a niveles altos de equilibrio, elevando estándares de vida y colocando a la deuda argentina en un sendero sostenible consistente con el potencial subyacente del país", dice el comunicado.

"Como ha ocurrido en el pasado, un retorno a la práctica de periódicamente externalizar ajustes en los tenedores de bonos internacionales — quienes esencialmente representan ahorros extranjeros frutos del esfuerzo —no conseguirá el objetivo de alcanzar una solución sostenible para la deuda argentina", consideran en el texto, y señalan que el ACC continúa predispuesto y listo para trabajar constructivamente con Argentina y otras partes interesadas en una solución negociada, reflejando exigencias de corto plazo y objetivos sustentables de largo plazo.