Pese al esfuerzo de la Reserva Federal, el Banco Central Europeo (BCE) y las fuertes restricciones que aplican los diferentes países infectados, el avance del coronavirus continúa haciendo estragos en el mundo y el riesgo país de Argentina reacciona una vez más al alza alcanzando los 40127 puntos básicos a media rueda un 2,6% más que en el cierre anterior.

El índice que mide el JP Morgan reacciona al pánico en los mercados y a la falta de novedades sobre la reestructuración de la deuda argentina que, según el consenso de los analistas, sería con una quita mucho más agresiva que la esperada. 

Los bonos soberanos más negociados operaban con nuevas caídas que llevaban las paridades hasta 23%, escenario que técnicamente muestra precios de default.

El Bonar 2020 caía 1,9%, el Bonar 2024 cedía 2,7%, el Discount bajo ley argentina también retrocedía 2,7%, el PAR bajo ley local se despeñaba 2% y el Century caía 1,9%.

En el mercado de renta variable, los ADR argentinos operan mixtos en Wall Street: YPF se recupera un 16,2%; Banco Macro un 3,4%; Tenaris un 11,4% y Grupo Financiero Galicia un 5,5%.

La Bolsa porteña, por su parte, se recupera un 2,7% con su principal índice S&P Merval en 22.681 puntos. 

Ayer, el riesgo país rompió el techo de los 4000 y alcanzó un 11,9% de aumento al llegar a los 4.040 puntos. La brutal caída en los precios de los bonos, que llevó a que ya varios coticen con paridades por debajo del 30%, complicó el escenario de reestructuración de deuda para Martín Guzmán.

"Mientras se busca medir el alcance del coronavirus, y así los daños económicos que tendrá asociado la emergencia sanitaria, los operadores se encuentran atentos al resultado que arrojará hoy el mega canje de los títulos en pesos, cuyo roll-over resulta crucial para evitar un nuevo reperfilamiento. Dicha operación será una importante escala camino a la oferta a los bonistas en dólares con ley NY, que más allá de la demora que impone la delicada coyuntura, llegará pronto ante las dificultades para seguir atendiendo compromisos, y los inversores ansían que sea digerible para no transitar a un default", explicó el economista Gustavo Ber.

Los esfuerzos de los organismos internacionales y las naciones para mitigar los efectos económicos del coronavirus no parecen suficientes ante el avance de la pandemia y el cada vez más extendido "parate" en la actividad que está generando a lo largo y ancho del planeta.