Los inversores volvieron a tomar ganancias y los activos argentinos experimentaron una nueva corrección después del fuerte salto del lunes, cuando la noticia de que finalmente el Gobierno había logrado cerrar el acuerdo con los bonistas era todavía un trascendido.

El S&P Merval retroceidó 2,3%, en una rueda en la que sólo tres de sus componentes pudieron evitar caer en terreno negativo.

Los bonos operaron con volatilidad pero el riesgo país registró una importante reducción: cedió 4% y quedó en 2027 puntos básicos.

"Hay que tener en cuenta que las acciones argentinas venían subiendo gracias a la expectativa de un acuerdo entre el gobierno y los acreedores. Estos inversores que especulaban con esta situación se encuentran tomando ganancias. Esto significa que los precios de las acciones ya tenían incorporada la noticia del acuerdo", señaló el analista de Rava, Joaquín Candia. 

Pero agregó: "Por otro lado, hay que tener en cuenta que el índice se encuentra atrasado en dólares y es posible que inversores que prefirieron sortear la etapa de las negociaciones de manera líquida, comiencen a entrar en el mercado debido a que gran parte de la incertidumbre se disipó y esperando que baje la volatilidad".
 

Las acciones argentinas que cotizan en Wall Street habían arrancado la jornada con fuertes subas. Los ADRs se disparaban hasta 9,5% en los primeros compases de la rueda de hoy, pero las tomas de ganancias le fueron ganando al entusiasmo con el correr de las horas, y finalmente cerraron el día con mayoría de números rojos.

Hoy por la mañana el grupo AdHoc, que agrupa a los principales acreedores de la deuda externa argentina, ratificó su apoyo a la reestructuración propuesta por el Gobierno.

Tras negociaciones contrarreloj, el martes por la madrugada se había llegado a un acuerdo para canjear cerca de USD65.000 millones. El proceso quedará finalmente cerrado el próximo 24 de agosto.