Siempre escuchamos que no es posible invertir en el largo plazo en Argentina y es entendible, los motivos son fáciles de enumerar para cualquier ciudadano o persona que conozca la dinámica económica del país en los últimos años. Analicemos cómo se comportaría una cartera de acciones. En total son cinco, todas en partes iguales; dos empresas del sector energético, un banco, una empresa de telecomunicaciones y una empresa del sector inmobiliario. En todos los casos tomamos los ADRs, la acción que cotiza en dólares en los Estados Unidos para evitar la distorsión de la devaluación del peso. No utilizamos el índice merval porque cotiza en pesos, y porque ha incluido a Petrobras y Tenaris que no son argentinas.

Vemos cómo se han comportado estas acciones durante los últimos veinticinco años, y luego su comparación con las acciones del índice S&P 500 por medio de su ETF SPY.

Evolución cartera acciones argentinas vs el ETF SPY
 

Probablemente lo más destacable es que las acciones estadounidenses han subido 700% desde el punto inicial, contra una caída del 30% en las acciones argentinas. Así podemos inferir que en ese período resultó más atractivo invertir en acciones de USA si compramos en un momento aleatorio o en compras distribuidas en el tiempo, la tendencia es alcista, excepto por un periodo entre el 2000 y hasta la crisis subprime de 2009.

En Argentina el movimiento es casi lateral, con subas y bajas muy pronunciadas, más volátil en los extremos, pero también dentro de cada movimiento de alza o baja. Dicho de otra manera, cuando compartimos la crisis con Estados Unidos la caída local fue mayor, además tuvimos crisis exclusivas como en el 2012 y la del 2018 que se extendió por más de dos años.

Luego de analizar estos hechos parecería no ser del todo sensato invertir en acciones argentinas, pero sabemos por los grandes inversores de todos los tiempos que nos dicen una y otra vez que las crisis traen grandes oportunidades. Rothschild es citado por decir: El mejor momento para comprar es cuando hay sangre en las calles”, Warren Buffett nos dice “Tengamos miedo cuando los demás sean codiciosos y seamos codiciosos cuando los demás tengan miedo” o el profesor Jorge Fedio cuando nos dice “La papa está en el piso”.

Veamos entonces cómo cambia la inversión si partimos desde el fondo de cada crisis. Comparemos cómo se podrían haber desarrollado inversiones desde distintos pisos de mercado en las últimas crisis, cuatro en menos de veinte años.

2002 - La más extrema.

Cartera de acciones argentinas (azul) vs SPY (naranja) desde mínimos de 2002

Coincidió la crisis argentina con la de las .com en USA, sin embargo la profundidad en Argentina fue la mayor de todo el período. Invertir en los mínimos permitió obtener excelentes resultados, se podría haber vendido con 500% en menos de dos años, incluso vendiendo en la crisis del 2009 hubiéramos tenido retornos positivos y superiores a los logrados por el S&P500 y hasta 1400% de suba en los máximos de 2018. Finalmente recién en Marzo de 2020 ambas inversiones resultaron empatadas.

 

2009 - Crisis mundial, el fin del capitalismo que no fue.


Esta baja no fue compartida, USA no se enteró. Permitió retornos de 200% en dos años, y una vez más la baja iniciada en 2018 logró borrar todo lo ganado y volver la inversión a 0.

 

2020 - ¿Habrá pasado lo peor?

Cartera de acciones argentinas (azul) vs SPY (naranja) desde mínimos de 2020

 

Desde enero de 2018 las acciones argentinas han caído hasta mínimos en abril de 2020. Tomando esos precios como punto de partida, momentáneamente la cartera argentina está levemente por encima del índice del norte.

De cualquier manera todavía estamos muy pegados a la crisis y nadie conoce el futuro, lo que sí sabemos es que se pueden obtener grandes rentabilidades con acciones argentinas si logramos invertir desde pisos y evitar que las crisis nos borren las ganancias obtenidas.

Para intentar esto podemos basarnos en la historia, tanto de los precios como del ambiente, las noticias y las condiciones de cada momento de piso, incluso quienes hayamos vivido esas crisis podemos recordar cómo se sentían, que se decía y qué expectativa del futuro teníamos mientras las transitamos. También podemos usar técnicas de valuación de activos mediante análisis fundamental o estudio del mercado con análisis técnico, plantear una estrategia de inversión y seguirla.

Esperemos que en un año o dos podamos volver a ver nuevos retornos positivos de activos locales, por ahora hay que esperar para ver.

* Análisis de Clave Bursátil