Acciones y bonos locales recibieron al nuevo presidente con una catarata de números rojos, en un mercado en el que los inversores siguen en la búsqueda de certezas respecto a cómo será el plan económico del gobierno entrante y, principalmente, cómo encarará la reestructuración de la deuda.

El S&P Merval se desplomó 4,8%, mientras que los títulos públicos perdieron hasta 4,4%.

El dólar, en tanto, se mostró más demandado sobre el inicio de la rueda pero la oferta privada y la mano del Banco Central, que se estima vendió US$50 millones, terminó diluyendo su avance. Así, en el primer día de Alberto Fernández como presidente de la Nación, la divisa mayorista cedió 10 centavos, a $59,85, mientras que en las pizarras terminó a un promedio de $63,04, 5 centavos por arriba del lunes.

"La tendencia cambiante se dio en un escenario de bajo volumen de negocios y con todas las miradas puestas en el cambio de autoridades nacionales, con especial interés en los lineamientos generales expuestos en el primer discurso presidencial", afirmó Gustavo Quintana, operador de PR Corredores de Cambio.

En el mercado dan por descontado que el cepo se mantendrá -de mínima- en el corto plazo, por lo que se espera que la evolución de los precios del dólar continúe respondiendo al direccionamiento del Banco Central, al menos en la primera etapa del nuevo gobierno.

El recibimiento de la Bolsa porteña hacia Alberto Fernández no fue bueno. Aunque la baja fue generalizada, acciones de bancos y energéticas fueron las más castigadas dentro del panel líder, mientras que los bonos en dólares se llevaron la peor parte entre las emisiones de renta fija.

El balance fue contundente: Supervielle se hundió 7,9%, Banco Macro perdió 7,3%, Grupo Financiero Galicia restó 7,1%, y Transener cedió 6,1%. Entre los bonos, el century cayó 4,4% y el Bonar 2024, 4,2 por ciento.

Los ADRs de las empresas locales que cotizan en Wall Street también replicaron la tendencia, incluso con mayor fuerza. Edenor se desplomó 8%, Irsa Propiedades Comerciales cedió 6,5% y Pampa Energía cerró 6,2% abajo.

El economista Gustavo Ber apuntó que tras la recuperación del lunes -en especial en los ADRs y los bonos-, "en esta oportunidad los activos domésticos mostraron un comportamiento más cauteloso en el inicio de la nueva administración, atentos a los anuncios de las primeras medidas económicas".

El especialista agregó que la reestructuración de la deuda concentra "una fuerte expectativa" y que los importantes vencimientos que deberá afrontar en el corto plazo "obligaría a rápidas y ejecutivas negociaciones con los acreedores privados en busca de llegar a tiempo a dichos acuerdos".

Los inversores también están a la espera del anuncio de los lineamientos del plan económico del flamante gobierno para poder evaluar sus implicancias.

Más notas de

Eugenia Baliño

Bonos en dólares bajo ley argentina se hundieron hasta 14% tras la postergación de pagos

El mercado le baja el pulgar a la postergación de Guzmán al pago de bonos

Los plazos fijos se desplomaron en marzo por el Covid-19

Después de cuatro meses de suba, caen 5% los plazos fijos

Se fueron USD83.000 millones de los mercados emergentes

Se fueron USD83.000 millones de los mercados emergentes

A contramano del miércoles negro en los mercados, los bonos trepan 10%

A contramano del miércoles negro en los mercados, los bonos trepan 10%

El BCRA recortará al 49% la tasa de financiamiento con tarjeta de crédito

El Central busca llevar alivio a las familias en medio de la crisis

La crisis pega duro en acciones del sector energético

YPF acusará el golpe

Con un mercado volátil, el Gobierno colocó casi $14.000 millones

Con un mercado volátil, el Gobierno colocó casi $14.000 millones

El coronavirus también golpea a las grandes empresas: Aluar redujo 50% su producción

Se podrá operar con cualquier cajero sin cargo extra y no habrá límite de extracción

Se podrá operar con cualquier cajero sin cargo extra y no habrá límite de extracción

El Merval trepó 10,3% pero continuó el castigo para los bonos en dólares

El Merval trepó pero continuó el castigo para los bonos