La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) revisó a la baja su previsión de crecimiento de la economía rusa en 2021, al situarla en un 2,7 por ciento frente al 3,5 por ciento pronosticado en mayo.

Al mismo tiempo, el organismo mejoró su proyección para el año que viene, que antes era del 2,8 por ciento, y ahora prevé que el PIB ruso crezca un 3,4 por ciento en 2022, se desprende del informe divulgado este martes​​​.

El año pasado, según estimaciones de la OCDE, la economía del país euroasiático retrocedió un 2,5 por ciento.

En cuanto a la inflación en Rusia, la nueva previsión la eleva 0,2 puntos porcentuales hasta dejarla en un 6,1 por ciento para el año en curso.

En 2022 se espera que esta cifra también sea más alta de lo previsto en el informe anterior, del 5,5 por ciento frente al 4,5 por ciento.

Fuente: Sputnik