La Reserva Federal de Estados Unidos resolvió mantener las tasas de interés atento al ritmo de la recuperación económica, golpeada por la pandemia de coronavirus y ante la aparición de la variante Delta.

El anuncio fue realizado en una conferencia del titular de la Fed, Jerome Powell. Indicó que la Fed mantendrá sus tasas de interés entre 0% y 0,25% y los programas de apoyo a la economía, en el contexto de presión inflacionaria.

La Fed reiteró que el incremento de la inflación registrado se debe en gran parte a factores transitorios, mientras que las condiciones financieras siguen reflejando las medidas implementadas en apoyo de la economía y el flujo de crédito a los hogares y empresas estadounidenses.

En este sentido, la institución señaló que los avances en la vacunación y el fuerte apoyo desplegado permitieron un fortalecimiento de los indicadores de actividad económica y empleo, aunque advirtió que, aunque los sectores más afectados por la pandemia han mejorado, "no se han recuperado por completo".

Como ha venido haciendo desde el comienzo de la pandemia de Covid-19, la Fed se comprometió a utilizar toda la gama de herramientas a su disposición para respaldar la recuperación de la economía, promoviendo así sus metas de máximo empleo y estabilidad de precios, recordó la agencia DPA.

En un comunicado, el Comité Federal de Mercado Abierto de la FED (FOMC) anunció "el establecimiento de dos facilidades de acuerdos de recompra permanentes (repo): una facilidad de repo permanente (SRF) nacional y una facilidad de repo para las autoridades monetarias extranjeras e internacionales (facilidad de repo de FIMA)".

"Estas facilidades servirán de respaldo en los mercados monetarios para respaldar la implementación efectiva de la política monetaria y el buen funcionamiento del mercado", explicó el organismo.

Según el comunicado, "se llevarán adelante operaciones de recompra diarias durante un día contra valores del Tesoro, valores de deuda de agencias y valores respaldados por hipotecas de agencias, con un tamaño máximo de operación de US$ 500.000 millones".

El organismo aclaró que la creación de una "fuente temporal de liquidez" permitirá "ayudar a abordar las presiones en los mercados globales de financiación en dólares que, de otro modo, podrían afectar las condiciones del mercado financiero en los Estados Unidos".

La reunión de la Reserva Federal de esta semana se produce después de la reunión del Banco Central Europeo (BCE) de la semana pasada, el primer encuentro del organismo europeo tras  anunciar su revisión estratégica a principios de mes.

En lo que respecta a las compras de bonos, el BCE no anunció nada nuevo y el PEPP (programa de compras contra la pandemia) sigue vigente hasta marzo del año que viene.

Los expertos de Danske Bank creen que el mayor cambio se produjo en la orientación futura, donde el BCE ahora necesita que la inflación alcance el 2% mucho antes del final de su horizonte de proyección antes de considerar la posibilidad de subir las tasas. Esta redacción se compara con la declaración de junio, que decía "hasta final del horizonte de previsión".