El deterioro de las reservas internacionales del Banco Central y la indefinición sobre un acuerdo conveniente con el Fondo Monetario Internacional (FMI) incrementaron la presión sobre los dólares paralelos en la previa electoral.

El dólar blue llegó a tocar los 207 pesos en el mercado ilegal, mientras el CCL libre (Senebi) se acercó a los 220 pesos, lo que amplió la brecha cambiaria por encima del 100%.

De acuerdo con distintas consultoras y analistas del mercado, una aceleración en la tasa de devaluación tras las elecciones parece inevitable y la discusión será de qué magnitud.

"Un camino a seguir seria la continuidad del esquema actual con algunos retoques para disminuir la pérdida de reservas por la intervención en el dólar oficial y en los mercados financieros", mencionó la consultora Delphos Investment.

Precisamente, el Banco Central vendió unos 1.040 millones de dólares en el contexto de estas elecciones legislativas. A pesar de que las ventas fueron 500 millones menores a las legislativas de 2017, el impacto sobre las reservas netas es mayor esta vez.

Corre crawling peg, corre

El último dato de inflación -3,5% en octubre y en la zona del 52% interanual- mostró que el ancla cambiaria tuvo efectos limitados en la evolución de los precios, aunque analistas advierten que una aceleración en el ritmo de devaluación del Central podría provocar un salto discreto del tipo de cambio.

La inflación minorista se ha mantenido por encima del 3% desde noviembre de 2020, con pico de 4,8% en marzo de 2021, mientras el dólar oficial ha desacelerado su marcha y ampliando la brecha contra los precios.

El Gobierno ha reiterado que no habrá una devaluación tras las elecciones de este domingo, pero la pregunta que se hace el mercado es qué considera el ministro de Economía, Martín Guzmán, como "una devaluación".

Delphos tuvo en cuenta las experiencias anteriores como las de 2008-2009 y 2013-2014 para proyectar lo que podría suceder con el dólar tras las elecciones.

Y analizó la información implícita en el mercado de futuros. Para diciembre, la suba nominal sería de 5,2%, para enero aumentaría al 6,2% llevando el dólar oficial a 113,2 pesos para luego ir reduciendo el ritmo en febrero (4,4%) y marzo (5,3%) dejando al mayorista para esa fecha en 130,4 pesos, indicó Delphos.

De este modo, tomando un tipo de cambio de 101,25 pesos a fines de noviembre, el mercado de futuros calcula una depreciación de casi 29% en cuatro meses.

Para la consultora Torino Economics, el Gobierno enfrentará tiempos turbulentos hasta diciembre. "Si bien en lo que resta de año el equipo económico apostará por mantener el tipo de cambio no más allá de la barrera psicológica de los 200 pesos, este enfoque podría ser insostenible en el corto plazo, toda vez que la disponibilidad de reservas internacionales netas disminuye, cuando ya las liquidaciones de divisas desde el campo han entrado en su fase contractiva", advirtió. 

Torino considera que un arreglo con el Fondo podría permitir reacomodar el mercado cambiario en procura de su sostenibilidad, atendiendo a una política de financiamiento mas sostenible para el Tesoro.  

"No obstante, el tiempo corre y sin un acuerdo político interno y la posibilidad de restructuración de deuda con el FMI aun lejana, podría llevar a un ajuste desordenado que complicaría las posibilidades de sostener el ritmo de recuperación económica y de garantizar la sostenibilidad de la deuda", amplió. 

Qué significa un desdoblamiento cambiario

La otra opción que baraja el mercado es el desdoblamiento cambiario

Delphos consideró que una alternativa siempre presente es el desdoblamiento formal en dos mercados de divisas

* uno para operaciones comerciales: exportaciones e importaciones

* financiero

Una decisión de este tipo procura optimizar el funcionamiento del mercado cambiario y reducir la intervención por parte del Central, amplió.