Las cuentas no bancarias cuya titularidad sea una persona jurídica comenzarán a pagar 0,6% del Impuesto a los Débitos y Créditos (ICD), de acuerdo con un decreto publicado esta tarde en el Boletín Oficial. 

El decreto 301/2021 establece que seguirán exentas las personas humanas con Clave Virtual Uniforme (CVU) en billeteras virtuales.

"Se busca mayor progresividad y equidad ya que existían en este segmento asimetrías concretas tributarias", explicaron fuentes oficiales

Además, se amplían las exenciones a monotributistas en el impuesto a los créditos y débitos en cuentas bancarias.

El impuesto sobre los créditos y débitos (ICD) tiene como objeto los movimientos entre cuentas, en un sentido amplio.  

Sin embargo, hasta hoy existía un tratamiento impositivo desigual entre cuentas bancarias y no bancarias, ya que estas últimas gozan de una exención de este impuesto por un Decreto del año 2018.

"El decreto del PEN 301/2021 busca afianzar una política de Estado que tiene como objetivo la inclusión financiera y se ocupa de barrer los obstáculos que generan un acceso desigual a los servicios que proveen tanto las entidades bancarias tradicionales como las nuevas empresas Fintech o Proveedores de Servicios de Pagos, como son las entidades no bancarias que ofrecen billeteras virtuales", explicaron las fuentes.
 

Texto del decreto billeteras virtuales e impuesto al cheque

Las cuentas virtuales pasarán a tener un tratamiento impositivo similar a una caja de ahorro cuanto el titular es una persona humana, y similar a una cuenta corriente si es una persona jurídica

Los Monotributistas cuando utilicen una cuenta corriente bancaria estarán exentos del pago del ICD. Hoy los monotributistas que usan cuenta corriente abonan una alícuota especial de 0,25% (pasarían a estar exentos, o sea pagar 0%)

Todas las exenciones y alícuotas especiales que rigen para el Impuesto de Créditos y Débitos en las cuentas bancarias se aplicarán también para las cuentas no bancarias

Además, se amplía la exención (haciéndolas universales) para las transferencias entre cuentas bancarias o no bancarias, cuando ambas pertenezcan al mismo titular (sea una persona física o jurídica).

En el caso de las personas jurídicas, cuando usen una cuenta no bancaria podrán tomar también la recaudación del Impuesto de Créditos y Débitos como pago a cuenta del Impuesto a las Ganancias (Micro y Pequeñas empresas 100%, Medianas empresas 60% y resto 33%)

En el caso del Impuestos sobre los Ingresos Brutos, el Decreto 301/2021 invita a las provincias a utilizar sistemas unificados de retenciones (como es el caso del SIRCREB y el SIRTAC) y a que los mismos contemplen un tratamiento diferenciado para el caso de los pequeños contribuyentes

Implicancias de la medida

Fuentes oficiales indicaron que las medidas no tiene fines recaudatorios, sino que se busca facilitar el acceso a los medios de pago electrónico por parte de los pequeños contribuyentes y equiparar la situación de todos los contribuyentes respecto al pago de este tributo, independientemente del sistema de pago que utilicen.

Y que procuran corregir una distorsión existente a partir de legislación desactualizada.

Busca colaborar con mayor inclusión financiera (vía cuentas bancarias o no bancarias) al reducir la carga del ICD sobre las operaciones en cuentas cuyo titular es una persona humanas y en particular monotributistas.