El Indec mostró que la deuda externa alcanzó los USD277.648 millones en diciembre último y de esa forma acumuló un salto de 62% durante el gobierno de Mauricio Macri. Por otro lado, el informe mostró que la posición internacional mejoró en forma sustancial, gracias a la devaluación.

En el último trimestre del 2015, la deuda externa total llegaba a sólo USD170.414 millones. Cuatro años más tarde, si bien a fines de 2019 mostró una imperceptible baja del 0,1% comparada con igual período de 2018, el salto fue extraordinario y explica el porqué de las negociaciones actuales.

En el último trimestre del año pasado, el 62% de la deuda correspondió al gobierno general, el 26% a sociedades no financieras, hogares e instituciones sin fines de lucro, el 9%, al Banco Central, el 2% a sociedades captadoras de depósitos, y el 1% a otras sociedades financieras.

De la mano de la devaluación la Posición Inversora Internacional repuntó otra vez en 2019, pese al deterioro en el balance de pagos. Argentina es acreedora por USD177.579 millones tras haber caído a apenas USD17.332 millones en 2017.