Los ahorristas que eligen los plazos fijos en pesos como instrumento de inversión no paran de perder contra la inflación, en un contexto de sucesiva baja de tasas de interés por parte de los bancos comerciales y en un ámbito del dólar solidario en la zona de los 82 pesos.

El recorte de tasas en las entidades financieras copió la tendencia que el Banco Central muestra desde mediados de septiembre, cuando inició una disminución del costo de las Leliq que impactó en el premio que reciben los ahorristas por sus depósitos en pesos.

Un informe de la consultora LCG recordó que durante diciembre, el nuevo directorio del BCRA decidió recortar dos veces la tasa de referencia. Inicialmente se estableció un piso de 58%, para luego descender a 55%, valor que se mantiene actualmente. 

"A partir de este anuncio, era de esperar que las tasas pasivas a las que prestan las entidades bancarias continuaran descendiendo. Como resultado, las tasas que ofrecen los bancos para ahorro en pesos se acercan a terreno real negativo (considerando una inflación esperada de 45% a/a en 2020)", comparó el informe.

Los ahorristas esperan un milagro: que la inflación baje, en línea con la desindexación de la economía que el Gobierno y el Banco Central están llevando adelante, hasta ubicarse por debajo de las tasas de los plazos fijos que reciben.

Y agregó que es probable que en los próximos meses el BCRA mantenga el sendero descendente de tasas, de cara a otorgar mejores condiciones de financiamiento para familias y empresas que permitan apuntalar el consumo y la producción. "Sin embargo, será importante considerar la evolución de la inflación a la hora de fijar tasas, para no repeler el ahorro y los depósitos en pesos en el sistema", completó.

Precisamente, el directorio del Banco Central se reunirá mañana para definir una nueva baja de tasas de Leliq que la dejará cerca del 50%, como indicó hoy BAE Negocios.

Este nuevo recorte tendrá impacto nuevamente en las tasas de plazos fijos que reciben los ahorristas.

De acuerdo con el relevamiento diario del Banco Central, los principales bancos pagan una tasa de hasta 13 puntos por debajo de la inflación, de acuerdo con información sobre plazos fijos on line por 30 días y 100.000 pesos.

Entidades como Banco Nación, que llegaron a pagar tasas de 64% en septiembre, hoy remuneran 37% por ese tipo de depósitos a plazo, mientras Banco Macro abona 31,5% y el resto de las entidades con mayor volumen de depósitos promedian el 35%.

La situación de tasas reales negativas ocurre en un contexto de cepo a la compra de divisas y de la aplicación de un impuesto que lleva el llamado dólar solidario a la zona de 82 pesos, mientras la cotización del dólar blue hoy asciende a 76,25 pesos.

"Las medidas como el cepo y el impuesto PAIS, que vinieron para quedarse un buen tiempo, ayudan a evitar que salgan depósitos en pesos a compra de dólares", explicó LCG.
 
Y amplió que, por otro lado, la baja de tasas de interés con rendimientos negativos esperados implica que los depósitos a plazo no se vuelvan una alternativa de inversión seductora y podría dar paso a que se vuelquen más pesos a consumo de bienes durables.