El cierre semanal del S&P Merval fue decepcionante por el hecho de no lograr mantenerse sobre los 52.000 puntos que había superado en la rueda del jueves, como ya dijimos el valor clave para pensar en un movimiento alcista.

El tipo de cambio comenzó a moverse modicamente al alza, pero es la primera semana de suba desde que comenzó la caída a fines de octubre, a la vez que los bonos cortaron su marcha alcista y recortaron significativamente. EL AL30D achicó en esta semana prácticamente la mitad del total de la suba de diciembre y como agregado no logró sostener su precio sobre los 40 dólares, lo que despierta ciertas incógnitas respecto a lo que será su marcha en lo inmediato. Las cotizaciones siguen resultando atractivas, más por el contexto global que por el local, en donde no aparecen medidas económicas que despierten cierto optimismo o contribuyan a mejorar el clima.

La semana de los ADRs en Nueva York fue muy floja, sólo TGS y TEO tuvieron variaciones positivas. Los bancos tuvieron caídas mayores al 5% (triste confirmación  de la fallida superación de los valores claves mencionados la semana pasada), mientras que EDN fue la de peor performance con una baja del 12,74%. De la plaza local destacamos el rendimiento de las metalúrgicas, tal vez anticipando cierta turbulencia en la cuestión cambiaria, tanto ALUA (13,14%) como TXAR (19,35%) tuvieron subas de dos dígitos.

En tierras foráneas los mercados mostraron una cara mucho mejor que la nuestra, alcanzando nuevos máximos históricos. En el norte finalmente fue el SP500 el que se acopló al alza al Nasdaq, y logró la superación de los 3.800 puntos, cerrando ambos en nuevos máximos históricos con variaciones del 1,83% y 1,68%, respectivamente.

El mercado de Brasil se puso a tono con los del norte, logró la superación de los 120.000 puntos con mucha fuerza y claridad y cerró la semana con una suba del 5,09% y cotización récord, también tuvo mucho movimiento en la plaza cambiaria donde el real se depreció fuerte contra el dólar, que saltó 22 centavos y cerró en R$ 5,41, el valor más alto de los últimos dos meses.

Los commodities mostraron caras muy dispares, los metales preciosos habían tenido un gran comienzo pero a partir del miércoles se dieron vuelta con fuertes caídas, llegando a tener el oro una caída intrasemanal de más de 100 dólares y quedando con una variación del 2,60% y del 3,54% para la plata, a la vez que el crudo tuvo una gran semana con un alza del 9,18% y alcanzando los niveles de cotización previos a la caída, por su parte el Bitcoin sigue en modo locomotora y ya cotiza sobre los USD 40.000 en una suba muy vertiginosa pero que aún no da señales de agotamiento.

De cara a la semana entrante, seguimos esperando que el S&P Merval supere y sostenga los 52 mil puntos y que la caída de esta semana en los bonos quede como un amague (clave que AL30D vuelva sobre USD40), lo cual va a resultar clave para no volver a una época de turbulencia para el tipo de cambio. En lo internacional, seguir de cerca que se mantengan las señales alcistas de esta semana, con un SP500 sosteniendo 3.700/3.750 puntos y para el caso del Bovespa los 120 mil puntos.

* Análisis de TM Inversiones