El tipo de cambio se mantuvo con variaciones marginales, donde lo más destacable se dio por la caída en la brecha para acceder al dólar cable según fuera por la plaza del AL30 o GD30, que se había elevado al 5,5% la semana pasada. Los bonos siguieron a la baja pero comenzó un rebote luego de lo que pareció ser un zénit bajista en la rueda del miércoles, desde allí comenzó un rebote que esperemos pueda sostenerse. Salió un informe del JP Morgan viendo con “mejores ojos” la deuda argentina, lo inverso que denota el Riesgo País que desde el pico en 1.650 del miércoles cayó todo lo subido en la semana. Si las reversiones observadas dan lugar a un rebote sostenible para los bonos, deberíamos ver una continuación de la paz cambiaria de los últimos meses, sin dejar de advertir que para quien suscribe la apreciación ya fue más que suficiente y que su profundización solo resultará en un caldo de cultivo para próximos saltos en la cotización del dólar.

S&P Merval gráfico por TradingView
Curva en Pesos + CER y en Dólares | IAMC

Los ADRs en Nueva York cortaron la racha bajista, y salvo EDN que cerró la semana sin variaciones, todos se movieron al alza. Las mayores subas pudieron verse en LOMA (13,44%), GGAL (11,52%), BMA (10,08%) y CRESY (9,87%). En la plaza local se destacan las caídas a contramano de BYMA, CVH, TGNO4, VALO y las metalúrgicas ALUA y TXAR, estas dos últimas con fuertes reversiones desde los mínimos de la semana (curiosamente, todos papeles que cotizan sólo en Buenos Aires).

 

En tierras foráneas la semana confirmó los cierres prometedores que mencionamos en última columna. En los EE.UU. los índices tuvieron buenas recuperaciones, al punto que el SP500 incluso llegó a alcanzar un nuevo máximo histórico en la rueda del jueves quedando con una suba semanal del 2,64%, mientras que la del Nasdaq fue del 2,12%.

S&P 500 gráfico por TradingView

Los commodities se movieron a la inversa de la semana pasada, los metales preciosos pudieron recuperar parte del terreno retrocedido con subas del 1,67% en el oro (a USD 1.727) y del 2,63% en la plata (a USD 25,90), mientras que el petróleo mostró bastante volatilidad para terminar con una variación negativa del 1,04% en USD 65,57 (rozó los USD 68 en la madrugada del lunes y los USD 63 en la del miércoles), mientras que el Bitcoin sigue defraudando a los escépticos y se mostraba sobre los USD 60.000 en la tarde del sábado (casi 25% arriba que al mismo momento de la semana anterior).

 

Brasil por su parte tuvo una semana muy volátil, donde terminó con una variación levemente a la baja (0,90%) pero mostrando una fuerte reversión desde los mínimos, ya que el lunes cayó casi 4% cuando un juez de la corte suprema absolvió al ex presidente Lula de diversos cargos que caían sobre su persona, lo cual generó fuertes bajas como así también un salto del dólar que fue revertido con creces al punto de mostrar una gran apreciación de 14 centavos para cerrar en 5.55 (el lunes con la noticia llegó a tocar los 5.87). De esta manera el Bovespa cerró con un alza del 1,59% medido por la cotización cambiaria.

Mirando hacia la próxima semana, el Merval debería confirmar la recuperación y volver sobre los 49.500 puntos, que permiten pensar nuevamente en una visita a los máximos históricos, mientras que en lo que respecta a bonos mirar por un lado que se sostenga la brecha en el precio del dólar tanto entre las distintas plazas de bonos como entre cable y MEP. En lo que respecta a los mercados internacionales, en el norte debería continuar la recuperación sin dejar de tener un ojo en la tasa del Tesoro a 10 años que sigue al alza; mientras que en Brasil falta un pequeño paso para pensar en mayores recuperaciones, que serían la vuelta del Bovespa sobre los 115 mil puntos y la del real por debajo de los 5.50 contra el dólar.

* Análisis de TM Inversiones