En la plaza cambiaria se volvió a valores de fines de enero luego de cuatro meses de pseudo paz, justamente la semana pasada destacábamos lo atractivo de los precios del dólar. Por la vía del AL30 el MEP saltó 6,26% a $220,95 (por poco más de un peso la máxima cotización para esta manera de adquirir la divisa); mientras que en con el GD30 la suba del MEP fue del 7,44% a $223,20, y del 8,57% en el cable a $227,61; de esta manera vuelve a haber diferencia entre cable y MEP después de mucho tiempo, del 3,01% contra el del AL30 y 1,98% contra el del GD30. El ccl resultante de los precios del ADR y papel local de GGAL voló 20  pesos a $229,46, su cierre semanal más alto de la historia. Los bonos se derriten, el AL30D se desplomó 8,66% y 6,47% el GD30 en MEP y 7,44% en cable (la brecha entre cotización de bonos sube a 17,58%, lo que veo como una gran oportunidad pero que a su vez es una postura castigada, considerando que lo he planteado como posibilidad de arbitraje desde que superó el 10%); pero con los instrumentos que ajustan por CER como las estrellas estrelladas de la semana, con sus fuertes caídas y posterior recuperación parcial, que sirvió para alimentar todo tipo de rumores sobre las internas en el oficialismo y con la ayuda de una oposición que se supone dejó conocer promesas que poco contribuyen a la estabilidad.

S&P Merval gráfico por TradingView

La semana de los ADRs fue como no puede ser de otra manera de acuerdo a lo descripto hasta el momento, desastrosa. Sin papeles que se arrimen siquiera a la neutralidad, abundaron las caídas de dos dígitos: EDN (18,21%), CRESY (16,24%), BBAR (15,13%), BMA (14,75%), GGAL (13,94%), CEPU (12,99%) y PAM (10,23%). En la plaza local, los rojos se vieron en su mayoría atenuados por la depreciación de nuestra moneda, y lograron quedar verdes HARG (3,40%), VALO (3,24%) y COME (1,14%). El volumen fue un cúmulo de malas noticias, mostrando mucha salida del peso; el promedio semanal subió a 1.200 millones pesos contra los 866 millones de hace una semana; donde el día de menor actividad fue el rebote leve del martes, y fue de ahí en ascenso en lo que fue la peor parte de la semana; por otro lado los cedears operaron más de 7 mil millones de pesos el viernes, en lo que fue la cifra más alta del año, como también subió fuerte el volumen en bonos con la volatilidad de jueves y viernes, que fueron las peores ruedas para los instrumentos de deuda en dólares.

Los mercados internacionales no distaron demasiado del local. El norte frenó su recuperación y cayó fuerte el jueves, coronando con un viernes que confirma que la inflación internacional sigue por encima de lo esperado, quedando así el SP500 con una caída del 5,06% y el Nasdaq con una del 5,70%. Los commodities fueron los que mejor se sostuvieron en la tormenta, oro fue el único verde de la semana (1,25% a USD1.871), mientras que plata cayó 0,18% a USD21,87 y el crudo 1,00% a USD120,23. Brasil no fue ajeno a la paliza, el Bovespa cayó a 5,06% y el dólar saltó 21 centavos para quedar en 4,99 contra el real; dejando así un derrumbe del índice medido en la divisa estadounidense del 9,11%.

S&P 500 gráfico por TradingView

Mirando a la próxima semana, es difícil ser entusiasta, el Merval sobre 88500 evita mayores caídas en pesos pero si medido en ccl no soporta los 380 dólares (cerró la semana en 388) veríamos mayores bajas y una posible vuelta a mínimos de 2020; mientras que si el tipo de cambio no baja de 220 pesos se mantienen los riesgos de mayores subas, sobre 235 aceleraría a 250, todo esto debería ir en función de lo que suceda en el mercado de deuda, si se siguen acomodando los CER y encuentran fondo los dolarizados. En lo foráneo, el norte cayó luego de frenar en la zona a superar, lo cual lógicamente es malo más aún luego de perder los 4060 puntos el SP500 y 12300 puntos el Nasdaq, por lo que se puede pensar en la recuperación anterior como un simple rebote y está abierta la posibilidad de volver a mínimos, incluso quebrarlos. Los commodities siguen firmes, con oro y plata sosteniendo USD1.840 y USD21,50, respectivamente; mientras que el crudo ha frenado en principio en su zona de  máximos. Brasil también seguiría el achique, Bovespa debajo de 108 mil puntos deja abierta posibilidad de volver a mínimos del año, y el salto del dólar contra el real marca que mientras la paridad siga sobre 4.85 podría volver al pico de 5.20.

* Analista TM Inversiones