El tipo de cambio sufrió la típica presión alcista previa a toda elección, principalmente en la plaza del GD30 que mostró subas del 1,84% en el ccl (miércoles y jueves literalmente no operó, el viernes poco y nada) y del 2,64% en el MEP, quedando la diferencia según el tipo de dólar en 1,93% (bajando desde 2,74% la semana pasada y 3,23% la anterior); por medio del AL30 no hubo cambios, lo que llevó la brecha de cotización según el bono utilizado a 6,08% en cable (4,20% hace una semana) y a 4,14% en el MEP (fuerte salto desde el 1,50% anterior); y a su vez la cotización resultante de los precios del ADR y papel local de GGAL subió a 181,06. La semana de los bonos fue de achique salvo el AL30, que así achicó un poco la fuerte diferencia con el GD30.

S&P Merval gráfico por TradingView
Curvas de Rendimientos - Curva en Pesos + CER y en Dólares

Los ADRs fueron a la par del mercado local, se mostraron bien de entrada y comenzaron a caer a partir del miércoles, lo que dejó una mayor cantidad de bajas que de alzas. Las pocas que lograron sostener el positivo fueron YPF (4,25%), BMA (2,93%), GGAL (2,72%) y CEPU (1,50%). La mayoría de los rojos fueron moderados, salvo EDN (10,69%, hay que contextualizar que venía de subir más de 60% en las dos semanas previas), LOMA (5,28%) y CRESY (4,99%). En la plaza local se suma a las de mala semana HARG (6,84%) y VALO (6,24%). Las señales del volumen son de lógica cautela en la antesala de un evento que probablemente genere impacto pero las considero positivas, el martes se operaron casi 2.500 millones de pesos al alza y el miércoles cuando comenzó el achique más de 3.000 millones siendo un día que se operó mucho más tiempo para arriba que para abajo (fue una rueda donde los mínimos los tocó en los primeros minutos), mientras que en las caídas de jueves y viernes el promedio no llegó a 1.600 millones. Como se mencionó más arriba, parece haber primado la cautela sobre el riesgo, luego de la experiencia de 2.019.

Las plazas internacionales dieron buenas señales. En los Estados Unidos los índices tuvieron la semana más floja del último tiempo, dejando algunas dudas por el mal cierre del viernes, el SP500 bajó 1,69% (con la particularidad de haberse movido a la baja en las cinco ruedas) y el Nasdaq 1,36%. Los commodities se mostraron mixtos, los metales no sostuvieron la buena señal del viernes pasado y cayeron, el oro 2,11% a USD1.787 y plata 3,86% a USD23,73; mientras que el petróleo subió 0,54% a USD69,58. Brasil tuvo una semana muy movida, el Bovespa cayó un 2,26% y el real se depreció seis centavos a 5.25 contra el dólar (dando así una caída en dólares del índice del 3,28%), el viernes lamentablemente no pudo confirmar la gran recuperación en el cierre del jueves a partir de la declaración pública conciliadora de Bolsonaro para con la Suprema Corte.

S&P 500 gráfico por TradingView

De cara a la próxima semana, está claro que la marcha inmediata del Merval estará signada por el resultado eleccionario, pero mientras que logre sostenerse sobre 73 mil puntos no deberíamos vivir mayores sobresaltos (debajo profundizaría a 69 y 66 mil puntos). Mirando al exterior, los índices del norte podrían corregir un poco más en la medida que el SP500 no recupere rápidamente los 4500 puntos, mientras que debajo de 4400 profundizaría. Los metales preciosos también deben dar señales al alza, plata volver sobre USD24 y oro USD1.800 para volver a intentar contra los picos de la semana pasada. Brasil no da señales aún, y si el Bovespa no vuelve rápido sobre 115 mil puntos seguiría cayendo a 110 mil, y recién sobre 118 mil se abriría un escenario alcistas interesante; mientras que el real debajo de 5.25 tranquiliza y sobre 5.30 se complica.

* Análisis de TM Inversiones