El índice porteño dejó una semana abreviada y agridulce, arrancando por un lunes muy flojo en el cual perdió los 52.000 puntos y que si bien fue la única jornada bajista fue suficiente para dejar un saldo negativo, sin contar que la media rueda del jueves en EE.UU. fue roja.

La cuestión cambiaria sigue calma y los bonos mejoran a pequeños pasos, no lo suficiente para desactivar la incertidumbre respecto  al tipo de cambio. De todos modos el AL30 alcanzó la mayor cotización de los últimos dos meses (clave que la cotización D del mismo sostenga los 40 dólares) y viene redondeando un diciembre donde prácticamente no tuvieron caídas.

La semana en Nueva York distó de ser la ideal, donde en menor o mayor medida prácticamente ningún papel arrojó un movimiento semanal positivo con excepción de GLOB y CRESY apenas superior al 2%. Los bancos se sostuvieron relativamente firmes a pesar del rojo pero siguen postergando confirmaciones alcista, mientras que lo más flojo vino por el lado de las energéticas (TGS -7,07%, PAM -7,78%, VIST -6,64%, YPF -8,35%; mejor EDN -2,08%) y de TEO que fue lo peor con un -13,82% acumulando una caída del 28,5% desde el pico del 3/12. Confirmando una vez más que ya el sólo hecho de existir una declaración gubernamental en pos de regular tarifas es un inevitable destructor de cotizaciones.

 

Los mercados del exterior tuvieron una semana de variaciones ínfimas luego de la volatilidad observada la anterior con el anuncio de tasa de la FED. En EE.UU. los índices tuvieron bajas marginales tanto en el SP500 (0,17%) y Nasdaq (0,21%) en lo que terminó siendo una semana de menor a mayor por un lunes que arrancó amenazante con caídas que rozaron el 2% para luego mejorar sustancialmente, de todos modos los valores de referencia siguen como la semana pasada (Nasdaq sobre 12500 puntos y SP500 sin superar 3750/800, quedando pendiente el acople de uno con el otro, veremos cual se ajusta). Por el lado de los commodities el comportamiento fue similar, especialmente en los metales preciosos que prácticamente no se movieron respecto a la semana pasada (Oro -0,10%, Plata +0,03%) mientras que el Petróleo si cayó un 1,51% pero con buena recuperación (cerró USD48,29 luego de tocar USD46 y centavos tanto lunes como miércoles, dándole así relevancia al sostenimiento de ese valor a la hora de controlar potenciales caídas). Por su parte, el Bitcoin sigue siendo un mundo aparte y al momento de escribir esta nota ronda los USD28.000. Sin verse afectado por un miércoles en donde la mayoría de las criptos sufrieron grandes golpes en sus cotizaciones, gran señal que ratifica la fuerza de su momento.

 

Mirando la región, Brasil estuvo a tono con el norte dejando un movimiento negativo del 0,18% pero mejorando desde lo que fue un lunes flojo mientras que el real tuvo una depreciación contra el dólar de once centavos y cerró en R$ 5.21.

 

De cara a la semana entrante, sería una muy buena señal que el Merval vuelva a cotizar sobre 52 mil puntos idealmente 52.500, lo cual debería traducirse en una mejora de los ADRs si el tipo de cambio sigue estable. Los bonos dolarizados al menos puedan sostener las cotizaciones actuales (habiendo logrado el cierre sobre 40,50, el AL30D ya no debería caer de 40). En terrenos internacionales, lo ya dicho, ver que índice se acopla a cual en el norte y si Brasil logra la superación de los máximos previos a la fuerte caída que comenzó luego de los carnavales 2020.

* Análisis de TM Inversiones