En lo cambiario tuvimos una semana más tranquila que la anterior, lo cual no era nada difícil de lograr pero es bienvenido. En la plaza del GD30 el CCL achicó un 1,74% luego del salto de 4,28% de hace una semana, mientras que el MEP aumentó como era lógico a partir de las medidas (ahora obligan a optar por el bono ley local o extranjera para dolarizar, sin poder operar ambos a la vez) un 2,43% a $182,65; y baja así la brecha de precio entre tipo de dólar al 4,40% desde el 6,48% de hace siete días. La plaza del AL30 sigue en modo suba ordenada, lo cual debería resultar más cómodo de manejar con las nuevas medidas que dejarían fuera de la operatoria en este bono a los participantes más grandes del mercado, la cual fue al igual que hace una semana en torno al medio punto porcentual tanto en cable como MEP; y deja la diferencia de precios de la divisa según el bono utilizado en 8,00% para el cable (leve achique luego del récord de 10,41%) y en 3,51% para MEP (contra 1,615 hace una semana); mientras que la cotización resultante de los precios del ADR y papel local de GGAL bajó casi un peso a $191,98 (sin tomar la rueda del viernes que sólo se operó una plaza). La semana de los bonos fue de continuidad de baja, siguiendo debajo del valor previo a los resultados electorales.

Curvas de Rendimientos - Curva en Pesos + CER y en Dólares
S&P Merval gráfico por TradingView

La semana de los ADRs arrojó más verdes que rojos, no obstante estos últimos fueron considerables en BMA (4,45%), IRS (4,11%) y LOMA (3,82%) sin dejar de mencionar el castigo del 9,38% en MELI que ya acumula más de 350 dólares de caída en las últimas dos semanas; mientras que del lado alcista se destacaron PAM (4,07%) y CEPU (3,87%); y volvió a dar la nota VIST con su 15,78% (acumula 44,72% en la última quincena). De la plaza local se destaca la buena semana de COME (8,28%) y CVH (6,28%); mientras que lo más flojito fueron las metalúrgicas TXAR (4,24%) y ALUA (2,22%). En cuanto al volumen, el promedio de esta semana fue similar al de la anterior, en torno a los 800 millones de pesos, tomando como un aspecto positivo (para ser optimistas) que el único día que se superaron los mil millones fue el martes, justo el día de mejor desempeño del índice.

Las plazas extranjeras tuvieron una semana similar a la anterior pero con una reversión alcista más marcada, y al menos por unos días se dejó de hablar de Evergrande. En el norte lo peor se vió el lunes y todo parecía pender de un hilo, pero luego de dos ruedas volátiles que terminaron al alza pegó un salto el jueves que recortó el viernes, quedando con positivos de 0,79% en el SP500 y un 0,20% en el Nasdaq. Los commodities se movieron mixtos, los metales dejaron un sabor agridulce ya que se movieron tranquilos toda la semana hasta el viernes en la que pegaron un salto al alza que no lograron sostener, quedando 0,22% negativo el oro en USD1.756 (llegó a USD1.781) y 0,53% positivo la plata en USD22,63 (tocó USD23,18 el viernes); mientras que el petróleo sigue muy firme y saltó 4,99% a USD79,50, cerrando así su séptima semana seguida al alza. Brasil tuvo una semana similar a los EE.UU. con la particularidad que hizo un nuevo mínimo el miércoles y cerró con un gran viernes, lo que dejó al Bovespa con rojo del 0,06% (llegó a superar el 4% el negativo semanal durante el miércoles) mientras que el real se depreció fuerte 19 centavos a 5.52, el cierre más alto desde abril.

S&P 500 gráfico por TradingView

Mirando a la semana que viene, el Merval sigue con la consigna de sostener los 73.500 puntos, mientras lo haga se puede pensar una vuelta a los máximos del 13/9; y los bonos deben frenar la sangría. Fronteras afuera, un SP500 sobre 4380 puntos permitiría ver una vuelta a máximos. Los metales deberían confirmar que lo peor ya pasó volviendo rápidamente sobre los máximos fugaces del viernes, mientras que un crudo sobre 76 dólares seguiría su racha alcista. En cuanto a Brasil, una buena semana que viene podría confirmar que lo peor ya pasó, que se daría con un Bovespa sobre 115 mil puntos (esta semana volvió a reaccionar bien en la zona de 108/9 mil); mientras que en lo cambiario, si pasa 5.55 podría seguir a 5.80 y debajo de 5.45 activaría un achique a la fuerte depreciación que viene mostrando la moneda desde fines de junio que ya acumula un 12,5%.

* Analista de TM Inversiones