Como en las últimas semanas, no dejamos de ponderar la tranquilidad cambiaria. Los bonos permanecieron prácticamente sin cambios, y si bien frenaron la sangría hace ya algunas semanas no terminan de arrancar al alza, lo que resulta necesario para pensar en un tipo de cambio tranquilo por un tiempo más.

Los ADRs mostraron una mejor cara que la semana anterior, con los bancos despejando las dudas con subas mayores al 10% (salvo SUPV) y con excepción de IRSA todas terminaron con variaciones positivas Se sigue viendo bien la compra de bonos del canje a la espera de novedades sobre las tratativas con el FMI, lo que debería ser un driver a la hora de impulsar también a la renta variable.  

 

Los mercados internacionales también tuvieron una semana verde, en los EE.UU. acortada por las festividades de Acción de gracias, el S&P 500 subió un 2,27% y el Nasdaq 2,95%, sin embargo sigo considerando que mientras no supere 3750/800 y 12300/500 respectivamente es para ser cauto.

 

Los commodites siguen dispares, los metales preciosos siguen golpeados y quebraron los valores de referencia (USD1.850 y USD23) a la vez que el crudo tuvo otra semana fuerte y superó los USD44 de agosto (7,36%), por su parte el bitcoin tuvo una semana de achique agresivo al orillar los máximos de 2018 pero recuperó buena parte del mismo, veremos como sostiene este aumento de volatilidad (cayó de USD19.500 a USD16.200 en menos de 24 horas, al momento de escribir esta nota ronda en USD17.800).

 

Por último, el vecino mercado brasilero logró superar los 110.000 puntos por primera vez desde febrero culminando 4,27% al alza y despidiendo así su mejor mes desde marzo 2016 con las acciones de VALE y SID reportando alzas semanales mayores al 15% en la plaza de Nueva York, mientras que su moneda disminuyó levemente su volatilidad contra el dólar al quedar en R $5.34 luego de tocar R $5.45 el lunes para corregir hasta R $5.30 el jueves, dejando una apreciación semanal de 4 centavos.

Mirando a la semana entrante, en nuestro mercado es clave que el Merval logre sostenerse sobre 52.500 puntos, mirando si se da la confirmación en ADRs y si aparece demanda en los bonos dolarizados. En el norte lo ya dicho, observar el comportamiento en la presente zona de máximos sin perder de vista que los diciembres suelen ser de celebraciones (y cobro de bonus).

De cara a la semana venidera, en la plaza local el protagonismo se comparte entre dos cuestiones, que se produzca la postergada superación de los 52.500 puntos en el Merval, y por otro lado seguimos con la lupa en los bonos dolarizados, que deben volver a la senda de la recuperación luego de una semana de achique. En lo internacional, la situación es similar, los índices del norte deben mostrar fuerza para superar los máximos recientes, ya que de no lograrlo la posibilidad de observar un proceso correctivo en los mismos irá ganando lugar, y ahí habrá que evaluar su potencial impacto en mercados emergentes; Brasil debe sostenerse luego de un mes extraordinario.

* Análisis de TM Inversiones