Como primer positivo dato positivo parece que empezamos a acostumbrarnos a un dólar tranquilo, que si bien subió poco más del 2% (de $146,50 a $150) sigue con la volatilidad planchada y esto siempre ayuda a calmar los ánimos.

Los bonos tuvieron un retroceso respecto a lo que fue la mejora de su cotización dolarizada de la semana anterior (en especial del miércoles en adelante), devolviendo en el caso del AL30D la mitad de lo que había recuperado. Se sigue destacando desde este espacio la importancia de que los instrumentos sostengan sus precios en moneda extranjera para que la tranquilidad del dólar no quede supeditada a la caída de los valores en pesos, ya que al menor repunte de éstos últimos sin ser acompañado por las especies D y C, implicaría una nueva escalada cambiaria con todo lo que eso representa. Se sostiene la recomendación de compra para los bonos del canje, los cuales deberían volver a la senda verde en sus cotizaciones dolarizadas, las cual podrían pegar un salto si comienzan a surgir novedades positivas sobre las tratativas con el FMI.

Los ADRs argentinos al estar el dólar CCL tranquilo, se movieron muy parecido al índice arrancando la semana con alzas que no pudieron ser sostenidas sobre todo en los bancos que terminaron con variaciones negativas, mientras que el sector energético tuvo una semana verde a excepción de Edenor (NYSE:EDN), la estrella fue Irsa (NYSE:IRS) con casi un 12% de suba.

 
 

Los mercados internacionales parecen seguir en modo pausa luego de mostrar su mejor cara el lunes de la semana anterior, que si consideramos que la misma se da en zona de máximos es para ir tomando su posible marcha venidera con cautela, ya que tanto el S&P 500 (-0,77%) en los 3.700 como el Nasdaq  (0,26%) en los 11.200/300 comienzan a mostrar ciertas dificultades para superar.

 

Los commodites siguen mostrando disparidad de comportamiento, con metales aún asimilando el golpe del 9/11 pero consolidando (es decir, no aceleran a la baja ni muestran recuperación, oro banca USD 1.850 y plata hace lo propio en los USD 23) y un crudo que sigue al alza y parece apuntar a los máximos de agosto en USD 44 (+5,75%), mientras que el Bitcoin tuvo otra semana de fuertes subas y llegó a tocar los 19 mil dólares ya en zona de máximos históricos de 2018, no veo con malos ojos ir descargando posiciones hasta que se confirme su superación.

 

Por su parte, el mercado carioca tuvo una semana de muy poco movimiento en papeles (el Bovespa terminó con una suba de apenas 627 putos, un 0,59%) y de bastante volatilidad en la plaza cambiaria, con un real que arrancó la semana en R $5.46, llegó a caer hasta R $5.27 para repuntar desde allí y cerrar en R $5.38, dejando así una apreciación del 1,45%

* Análisis de TM Inversiones