No fue bien recibido por el mercado el cambio de autoridades en YPF y los rumores que sobrevinieron acerca de una nacionalización total de la empresa energética, a pesar de un buen rebote en la última jornada. El movimiento semanal del índice porteño fue de 4,02% negativo, el peor desde octubre cuando el índice se vio arrastrado por la baja del dólar.

En el mercado cambiario el tipo de cambio se mantiene tranquilo pero continúa subiendo de a poco, mientras se va achicando la diferencia que se generó la semana pasada entre la plaza del AL30 con la del GD30 (el primero subió $2,60, el segundo no se movió). Los bonos ley Nueva York se mostraron mejor que los ley local pero ninguno de los dos sigue sin mostrar mejoras significativas, con un AL30D que sigue por debajo de los 40 dólares por lo que la incertidumbre de cara a lo venidero se sostiene, sobre todo en términos cambiarios (en ese sentido el BCRA cortó una racha compradora de un mes y medio y terminó la semana con un saldo vendedor de USD125 millones). De todos modos, y como vengo sosteniendo desde hace semanas, sigo considerando atractivas las paridades en un contexto global donde prácticamente en todos lados las tasas rozan el cero, pero teniendo claro la imperiosa necesidad de que aparezcan señales por parte del gobierno.

La semana de los ADRs en Nueva York fue mala como las dos anteriores, y esta vez no hubo oasis como lo fue Cresud la anterior, sólo Irsa tuvo una variación positiva y fue sólo del 2,92% (tuvo una rueda muy fuerte el martes con un alza de casi el 12% pero fue seguida de tres días bajistas donde devolvió casi todo), mientras por el lado bajista las luces apuntaron principalmente a YPF que cayó un 11,87% aún con el repunte del viernes, pero la mencionada Cresud también tuvo una fuerte retracción del 9,08% luego de las fuertes subas, mientras que los bancos promediaron bajas en el orden del 5%.

S&P Merval por TradingView
 

En el ámbito internacional, los mercados del norte celebraron la asunción de Joseph Biden con nuevos máximos, el SP500 subió un 1,94% y se consolida sobre los valores clave de 3700/50 puntos, mientras que el Nasdaq se mostró más fuerte y arrojó un verde del 4,39% (con buena reacción al balance de Netflix, y muy malas para los de Intel e IBM).

Los commodities se mostraron mixtos, los metales preciosos recuperaron buena parte de lo bajado la semana anterior, el oro subió 1,49% y la plata 2,98%, y por su parte el crudo cerró prácticamente invariable en USD 52,06 luego de haber alcanzado USD 53,80 el día miércoles, mientras que el bitcoin sigue mostrando una alta volatilidad y cerraba el viernes en torno a los USD32.700 luego de haber tocado USD28.700 en la noche del jueves. Por su lado Brasil sigue corrigiendo con bastante fuerza, el Bovespa cayó 2,47% y quedó cómodamente debajo de los 120 mil puntos, valor que deberá recuperar el índice para despejar dudas de corto plazo, donde en lo cambiario el real mostró una fuerte depreciación de 17 centavos frente al dólar para quedar en 5.46 (suma 27 en las últimas tres semanas y tiene el cierre semanal más alto desde comienzos de noviembre).

S&P 500 por TradingView

Mirando hacia la semana venidera, sería ideal para recuperar algo de optimismo que el Merval logre volver rápido sobre 49 mil puntos, considerando que un cierre debajo de 48 mil abre la puerta a una caída adicional de 5 mil puntos, y luego las postergadas mejoras de los bonos en sus cotizaciones dolarizadas (por ahora la brecha cambiaria entre los bonos ley local y ley Nueva York se mantiene estable, importante que se sostenga de esa manera). En cuanto a los mercados del exterior, es importante que el SP500 sostenga los 3700/50 puntos y cruzar los dedos por los vecinos brasileros, ya que de no darse una rápida recuperación de los 120 mil puntos en el Bovespa seguramente veamos mayores caídas.


* Análisis de TM Inversiones