La variante Delta del Covid 19 empieza a delinearse como un nuevo causante de brote de debilidad para los mercados de todo el mundo, y los analistas dan marcha atrás con sus estimaciones sobre un "rápido repunte" a medida que las restricciones vuelven a tomar forma para evitar su propagación. 

El índice de renta variable MSCI Asean finaliza junio con la performace más débil registrada en los últimos siete meses, mientras que la rupia de Indonesia y el baht tailandés también cayeron a sus mínimos.

Igual comportamiento experimentó el dólar australiano y el rand sudafricano, con sus peores desempeños mensuales entre las monedas de los mercados emergentes.

"La probabilidad de un evento Black Swan está aumentando", advirtió Viktor Shvets, analista de Macquarie Capital Ltd. en Hong Kong, en diálogo con Bloomberg

De acuerdo al portal norteamericano, los activos de riesgo están "lidiando" no sólo con la cepa mutante del coronavirus, sino que además coincide con las crecientes expectativas de que la Reserva Federal (FED) atenúe los paquetes de estímulo.

"Podríamos preguntarnos con razón si los inversores deberían cuestionar el consenso de un retorno a cualquier cosa que se parezca a la normalidad pre-Covid, o al menos, si tendremos que soportar restricciones continuas y fortuitas que durarán años", sentenció Shvets.

En la misma línea, el gestor de cartera senior de Samsung Asset Management (HK) Ltd, Alan Richardson indicó: “Es un golpe de velocidad que podría reducir la velocidad de la recuperación, pero no cambia la dirección hacia una economía post-Covid. La variante delta debería aumentar la urgencia de que los países alcancen las tres cuartas partes de la inmunización"

Las bolsas europeas, que se vieron afectadas este lunes por la decisión de Hong Kong de prohibir los vuelos de pasajeros desde el Reino Unido, también sumaron preocupación: los futuros del EuroSTOXX 50 subían un 0,09%, mientras que los futuros del FTSE bajaban un 0,01%. Por su parte, los futuros de los valores estadounidenses, el S&P 500 e-minis, bajaban un 0,11%.

La preocupación de la variante Delta ya afectó al precio del petróleo, que este martes caían por segundo día consecutivo mientras los inversores se preocupan por el menor crecimiento de la demanda de combustible.

El crudo Brent bajaba un 0,47% a 74,33 dólares el barril, y el crudo ligero estadounidense descendía un 0,41% a 74,61 dólares el barril.