La inflación se está acelerando con fuerza en las dos principales economías del mundo, Estados Unidos y China, y los analistas y banqueros centrales ya han dejado de verla como un fenómeno transitorio para considerar que la aceleración de precios ha llegado para quedarse.

En Estados Unidos, el índice de precios al consumidor (IPC) subió un 0,9% en octubre con respecto a septiembre y llevó la inflación interanual a 6.2%, el mayor registro desde 1990, según se informó esta mañana de manera oficial.

Los precios minoristas se aceleraron desde el 5,4% interanual de septiembre y por encima del 5,9% proyectado por el mercado.

El presidente de la Reserva Federal (FED), Jerome Powell, dijo en varias ocasiones que la inflación era un fenómeno pasajero, pero los hechos muestran que la escalada de los precios no se detiene y persiste en el tiempo.

Estados Unidos también informó en la víspera que los precios al productor también subieron a máximos, con alza de 8,6% interanual en octubre, el mayor nivel desde 2010.

China al rojo vivo

El índice de precios de producción industrial de China registró en octubre una suba interanual del 13,5%, después del alza del 10,7% del mes anterior, lo que representa el mayor incremento de la inflación mayorista de toda la serie histórica, que se remonta a mediados de 1995.

Según estimaciones de la Oficina Nacional de Estadística (ONE) china, el impacto de arrastre de los cambios de precios en comparación con el año pasado fue de 1,8 puntos porcentuales, en línea con septiembre, mientras que el impacto de nuevos aumentos de los precios fue de 11,7%, con un aumento de 2,8 puntos porcentuales respecto del mes anterior.

Entre los 40 sectores industriales encuestados, 36 experimentaron aumentos de precios interanuales, con un alza del 103,7% en la minería del carbón, mientras que en la extracción de petróleo y gas natural los precios aumentaron en un 59,7%, consignó la agencia de noticias Europa Press.

El analista senior para China de Capital Economics, Julia Evans-Pritchard, destacó que el fuerte incremento de precios de octubre refleja en gran medida la interrupción temporal en un puñado de industrias por los problemas de la energía, que ya están disminuyendo.

El especialista expresó su confianza en que la inflación mayorista "probablemente esté cerca de un pico", ya que, además de los efectos de base en la comparación del próximo año, también espera que "tanto la demanda interna como la externa se debiliten en los próximos trimestres", reduciendo aún más la probabilidad de que problemas temporales del lado de la oferta conduzcan a un aumento sostenido de la inflación.

En Europa también se consigue

La inflación en España y Alemania continuó su aceleración durante octubre y alcanzó el 5,5% y el 4,5% interanual, respectivamente, las mayores cifras en casi tres décadas, con la electricidad representando el principal impulsor al alza de los precios.

En el caso español, el nivel es el más elevado desde septiembre de 1992, de acuerdo con una primera estimación publicada por el Instituto Nacional de Estadística (INE) de ese país.

La cifra, además, implicó una aceleración respecto de septiembre donde había marcado un 4%, lo cual constituyó un récord desde 2008 y supera la meta a mediano plazo del Banco Central Europeo (BCE) de un 2,2% en su tasa anual.

La inflación comenzó a impactar con dureza en el territorio europeo a partir de comienzos de este año (luego de un 2020 con valores negativos) de la mano del repunte en el consumo, los altos precios de la electricidad y los combustibles y los problemas en las cadenas de suministro globales.

Según el organismo público español, se destacan las “subidas de los precios de la electricidad, y en menor medida, los carburantes y lubricantes para vehículos personales y el gas”.

En ese sentido, si se tiene en cuenta la inflación subyacente (es decir, la tasa que no incluye a los alimentos elaborados ni a los productos energéticos) se situaría en sólo 1,4%, casi cuatro puntos por debajo del Índice de Precios al Consumidor (IPC) general, siendo la diferencia mas grande entre ambos desde el comienzo de la serie en agosto de 1986.

España es particularmente vulnerable a los precios de la energía ya que es dependiente de las importaciones de gas para generar electricidad.

Según cálculos de la agencia de noticias Bloomberg, el país sólo produce el 28% de la energía que consume, mientras que países como Francia y Alemania lo hacen en un 53% y 35% respectivamente.

En cuanto a Alemania, su índice se situó 0,4% por encima del de septiembre en su nivel más alto desde octubre de 1993, en tiempos donde la reunificación había causado un “boom” de la demanda y la economía germana, según señaló el instituto de estadísticas Destatis.

Pero en este caso el contexto es diferente: los precios resultaron afectados por los precios de la energía (que se incrementó en un 18,6% anual), así como la escasez de ciertos componentes en la industria, especialmente la automotriz, donde Alemania es el principal productor europeo.

Un ejemplo respecto de lo ultimo es el caso de Volkswagen: la automotriz alemana anunció que entre julio y septiembre el grupo entregó un 25% de autos menos que en el mismo periodo del año anterior, debido a la falta de semiconductores que la obligaron a detener varias veces las cadenas de producción, según la agencia de noticias DPA.

Otro factor es la reducción temporal del IVA que dispuso el gobierno alemán durante el año pasado, que finalizó en enero de este año y genera, por tanto, un efecto de arrastre.


El BCE, preocupado

El alza de los precios inquieta a los mercados, pero el Banco Central Europeo (BCE), que busca evitar que se frene la recuperación económica, pide mantener la calma ya que a su juicio la tendencia se debe a factores pasajeros, una lectura compartida por la Reserva Federal estadounidense (FED).

Luego de su reunión mensual, decidió mantener sin cambios las tasas de interés en niveles mínimos así como el resto de sus instrumentos de política monetaria (que incluye un programa de emergencia pandémica de compra de bonos de 1,85 mil millones de euros hasta marzo de 2022).

La directora del BCE, Christine Lagarde, señaló hoy en una conferencia de prensa que el aumento de la inflación en Europa será “más largo de lo previsto”, pero debería comenzar a mermar durante 2022.

Voz autorizada

El aumento de la inflación que se registra en los últimos meses a nivel global no es un fenómeno temporal y los bancos centrales deben cambiar sus políticas monetarias, consideró el presidente ejecutivo del Deutsche Bank, Christian Sewing.

"Hay que pensar en ello como en una casa de varios pisos: ahora hemos llegado a un piso más alto, y ahí es donde nos quedaremos por ahora", dijo Sewing a la edición del fin de semana del periódico "Frankfurter Allgemeine Zeitung", según la agencia de noticias DPA.

A su juicio, los bancos centrales tienen el reto de no dejar que la situación se descontrole: "Tienen que encontrar la manera de salir de su relajada política monetaria; y cuanto antes mejor".

La inflación lleva meses repuntando, sobre todo por la fuerte suba de los precios de la energía.

En octubre, los precios al consumo en los países que tienen como moneda oficial el euro subieron 4,1% interanual, el valor más alto desde mediados de 2008.
En Alemania, los precios al consumo subieron aún más, hasta 4,5% interanual; tasa de inflación que no se registraba desde octubre de 1993.

En América latina

El Índice de Precios al Consumidor (IPC) de Chile subió en octubre 1,3% respecto al mes anterior, para que la inflación se ubique en 6% en los últimos 12 meses, la cifra más elevada desde 2009, informó el Instituto Nacional de Estadísticas (INE) de ese país.

Según el informe del INE, el aumento se vio incidido principalmente por las divisiones de transporte, recreación y cultura.

La primera exhibió un aumento mensual de 3,9% en siete de las diez clases, entre los que destacaron pasajes aéreos (45,4%), combustibles (2,7%) y lubricantes (2,8%).

Entre tanto, la división de recreación y cultura aumentó un 7,8%, incidido fuertemente por 55,8% de los valores de los paquetes turísticos.

En contraparte, las divisiones de vestuario y calzado, los seguros y muebles, fueron las que presentaron una disminución en sus precios.

El incremento del IPC del último mes superó la previsión de los analistas que lo situaban entre 0,8% y 1%.

Para el ministro de Economía chileno, Lucas Palacios, el aumento del IPC en el último reporte corresponde, entre varias razones, a la "alta liquidez" de la que disponen los chilenos.

"Los factores detrás de esta alza de precios son múltiples: apertura de la economía, presiones externas, alza del tipo de cambio y alta liquidez disponible. Es claro que aprobar un nuevo retiro de fondos previsionales sería echarle más leña al fuego a este proceso inflacionario", escribió el ministro en Twitter.

Desde mediados de julio del año pasado, por iniciativa de diputados opositores, se impulsaron hasta tres proyectos de retiro del 10% de los fondos previsionales, e inclusive se encuentra en discusión y tramitación la posibilidad de un cuarto retiro.

Además, el Gobierno creó diferentes bonos y ayudas para paliar las consecuencias económicas ocasiones por la pandemia, como el Ingreso Familiar de Emergencia (IFE) y más recientemente el IFE Laboral.