En las últimas dos semanas, varias compañías argentinas presentaron sus resultados para el primer trimestre del año. Los mismos reflejan la difícil situación que están atravesando las empresas locales, y ratifican la actualidad de las cotizaciones -con un índice Merval en Dólares que se ubica en torno a los 350 puntos-; especialmente, para las empresas energéticas y reguladas, que sufren el congelamiento de las tarifas en medio de un marco inflacionario. De hecho, dicha situación no se pudo ver mejor reflejada que en las ventas (en términos reales) de los balances de Pampa, Edenor, Transener, Transportadora Gas del Sur, Central Puerto y Telecom entre las más importantes.

Pero hagamos un repaso por los datos más relevantes que estas compañías nos han dejado. En el caso de las eléctricas, la que más sufrió fue Edenor, la cual al ser distribuidor sufre más el impacto de congelamiento tarifario respecto a las generadoras. Edenor reportó ventas por 21.023 millones de pesos argentinos en el 1T21, con una caída en términos reales del 28% respecto al 1T20 y con el EBITDA de la compañía desplomándose un 80% a $930 millones en el 1T21. En el caso de Transener – transportadora de energía eléctrica – la situación fue similar, registró ventas por $3.702 millones con una caída del 26% interanual, mientras que su EBITDA de $1.572 millones se contrajo un 42%.

En cuanto a las generadoras, Central Puerto vio una caída del 11% interanual en sus ventas del 1T21, que fueron de $10.164 millones, y un EBITDA de $6.550 millones (-21%). Pampa Energía, por su parte, registró un incremento en sus ventas a diferencia de la mayoría de las empresas de su sector. Específicamente, sus ingresos medidos en dólares fueron de 321 millones de dólares, un 11% mayores a los del primer trimestre del 2020. Aunque hay que tener en cuenta que Pampa Energía tiene distintos segmentos dentro del rubro energético, donde además de estar presente en la generación y transporte de energía -vía Transener-, también opera en los sectores de Oil & Gas y Petroquímica. Las mayores ventas de Pampa se explican por un incremento del 20% en dólares de las ventas del segmento de Generación (a 161M de dólares), y un incremento del 41% de las ventas del segmento Petroquímica (a 103M de dólares). Recordemos que Pampa tiene varios contratos privados en dólares en el sector de Generación, que explican la mejor performance respecto a CEPU, que tiene mayor exposición a los precios de Energía Base, pesificada y expuesta a la regulación tarifaria.

Así la situación dentro del sector eléctrico luce complicada. Con el atraso tarifario y el actual marco inflacionario, las empresas se vuelcan en la necesidad de cuidar el flujo de fondos e invertir menos en su capacidad instalada y bienes de uso (CAPEX). Esto condiciona el crecimiento futuro y de mantenerse esta tendencia, afectaría a la calidad del servicio que prestan. Adicionalmente, la situación financiera de estas empresas es precaria. La poca generación de flujo de efectivo –en algunos casos consumen cash–, sumada a las pocas opciones de financiamiento, ponen en peligro la liquidez de estas compañías mientras se esfuerzan por cuidar la caja.

En el sector de Petróleo y Gas se vio un mejor trimestre con el repunte de las operaciones en Vaca Muerta. Tanto YPF como Vista Oil & Gas, registraron una mayor producción y mejores resultados respecto al mismo período del año anterior. YPF presentó una fuerte recuperación en el EBITDA del 1T21 a 767 millones de dólares, registrando un salto de +319,1% contra el 4T20, aunque una caída del 9,9% vs 1T20. La sólida generación de EBITDA, las menores necesidades de capital de trabajo (gracias a las cobranzas de Plan Gas) y el menor CAPEX permitieron a la compañía generar un flujo libre de caja de 284M de dólares en el 1T21 y reducir su deuda neta a 6.752M de dólares (-4,6% trimestral y -11,6 % interanual). El mercado tomó positivamente esta noticia y la acción de YPF subió un 14% desde que presentó los resultados.

Por su parte, Vista Oil & Gas mantuvo su creciente performance en Vaca Muerta con un aumento en su producción del 11% trimestral y 29% interanual. Los ingresos de US$ 115.9M crecieron 46% trimestral y 58% i/a impulsados por el aumento de la producción de petróleo y beneficiados por un mayor precio. En consecuencia, y sumado a una mayor eficiencia de gastos, su EBITDA creció un 131% interanual siendo de US$58.3M. Por otro lado, Transportadora Gas del Sur – de Pampa Energía – presentó una caída del 4% interanual en sus ventas, con el segmento de Transporte de Gas cayendo un 31% (por atraso tarifario), compensado parcialmente con la suba del 18% del segmento de Producción y Comercialización de Líquidos.

Girando hacia el sector agropecuario, Cresud vio una caída en sus ingresos del 38% interanual, donde si bien los precios de los granos mostraron aumentos importantes, se registró una menor producción y menor volumen de ventas. Por otro lado, Agrometal tuvo un incremento en sus ventas del 268% a AR$595 millones. Los altos precios de los granos generaron una gran capacidad de caja a los productores agropecuarios, que con limitadas opciones en el mercado financiero -cepo y brecha-, se inclinaron por las inversiones de capital -compra de bienes de uso (maquinarias, por ejemplo).

Telecom, en tanto, también presentó menores ingresos en el último trimestre. Sus ventas de $82.457M cayeron un 7.8% interanual en términos reales, también afectadas por el congelamiento de las tarifas en los servicios que presta. Todos los indicadores ARPU (Ingresos por cliente de cada servicio), reflejaron caídas de hasta el 15% interanual, afectando directamente a los ingresos y resultados de la compañía.

Por último, los bancos presentarán sus resultados la semana que viene, con BBVA Argentina el 26 y Supervielle el 27 de Mayo con fechas confirmadas – faltan Banco Macro y Galicia-. Las expectativas no son las mejores en este sector. Con el crédito privado sin reactivarse, los bancos dependen mayormente de los ingresos sobre títulos públicos –Leliqs y Pases– con tasas reales negativas. Mientras que, por otro lado, el BCRA los obliga a achicar el spread manteniendo alta la tasa mínima de plazos fijos como porcentaje de la tasa de Leliqs.

En resumen, se vio en los balances que el sector más castigado fue el energético –especialmente, el eléctrico, donde las generadoras pudieron amortiguar mejor el atraso tarifario-. La salvedad dentro del sector energético fue la industria del petróleo y gas, con VISTA e YPF enfocados en aumentar su producción en Vaca Muerta. El sector agropecuario seguirá beneficiado por los altos precios de los granos, mientras que los bancos, esperan la foto del primer trimestre sin muchas expectativas. El marco inflacionario no ayuda, y en este contexto las compañías que operan bajo un segmento más regulado y con mayor intervención del estado son las que más sufren. Aunque en lo que respecta en las cotizaciones, esta realidad ya se ve mayormente reflejada el Merval en dólares, cayendo un 23% desde el comienzo de la pandemia. Las elecciones legislativas aparecen como una esperanza en busca de un cambio de tendencia y una recuperación en las valuaciones, que se encuentran muy castigadas en la mayoría de los casos.

*Analista de PPI