La Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP) oficializó este miércoles la puesta en marcha de un nuevo régimen informativo para las empresas que accedan a los beneficios fiscales en el marco de la emergencia sanitaria. Se hará una vez al año y tiene como meta identificar a los personas humanas detrás de las firmas. 

La Resolución 4697 dada a conocer por el ente recaudador reemplaza el anterior esquema de información sobre participaciones societarias en donde no se requería este tipo de identificación, en tanto desde el comunicado oficial se destaca por una "avance en materia de transparencia" que dificultará maniobras de ocultamiento de los verdaderos dueños. 

De esta forma, los sujetos alcanzados deberán reportar información sobre todas las personas humanas que posean capital o derechos de voto en una sociedad, persona jurídica u otra entidad contractual o estructura jurídica, o que por cualquier otro medio, ejerzan su control directo o indirecto, mientras que los datos sobre los beneficiarios finales deberán presentarse independientemente del porcentaje de participación que posean; es decir, no se contempla mínimo de capital accionario. 

Los casos en que no sea posible identificar los nombres finales, las firmas deberán informar como beneficiario final al presidente, socio gerente, administrador o máxima autoridad.

En el mismo sentido, la entidad conducida por Mercedes Marcó del Pont comenzará a implementar un registro de entidades pasivas en el exterior en el marco del programa de "sinceramiento fiscal", y que alcanza a contribuyentes que posean más del 50% de participación en sociedades radicadas en el exterior y que obtenga una renta pasiva que superen el 50% de sus ingresos brutos.

Además, la normativa establece que esos individuos estarán obligados a informar una vez por año los datos de la vinculación jurídica, en tanto que también deberán ingresar información correspondientes a 2016, 2017 y 2018.

   

Las nuevas disposiciones se dan el marco de la asistencia financiera que desembolsa el gobierno nacional por la emergencia sanitaria que obligó la suspensión de actividades, y el avance en la identificación de societarios después de que dieran a conocer la detección de 2600 millones de dólares en 950 cuentas sin declarar en el exterior. En tanto, los programas dispuestos por la Casa Rosada de auxilio incluyen reducción de impuestos patronales, ampliación de plazos para pagos fiscales y asistencia en la liquidación de salarios.