Las transacciones ilegales con criptomonedas alcanzaron durante el 2021 un récord histórico, casi duplicándose respecto al 2020, según un informe de la firma Chainalysis replicado por la agencia Bloomberg. 

Durante el 2021 se reportó un equivalente de 14 millones de dólares que transitaron por billeteras virtuales y corresponden a actividades ilegales. En cambio, el año anterior se registró una suma de 7.800 millones de dólares. 

En ese sentido, Chainalysis determinó que las operaciones ilegales representan solo un 0,15% del uso total de las criptomonedas. “Estos números no cuentan toda la historia”, emitieron en el informe que lanzó la firma especializada en el estudio de las transacciones de "blockchain". 

“El uso de criptomonedas ha crecido a un ritmo nunca antes visto con operaciones que ascienden a 15,8 billones de dólares, en el 2021, un aumento del 567% con relación al año anterior”, agregaron en la investigación que realizó Chainalysis. 

Criptoestafas

Respecto a las estafas, éstas representan la sumatoria de 7.800 millones de dólares junto con los “rug pulls”, una metodología de estafa virtual, que por su parte costaron 2.800 millones de dólares a los inversores. 

 

Mediante los rug pulls o movida de piso los desarrolladores de criptodivisas hacen que el precio suba vertiginosamente para poder venderla de forma masiva cuando esté en su máxima cotización. Luego de eso, provocarán el derrumbe de la moneda y finalmente desaparecerán embolsando las ganancias de los inversores. 

El FBI decidió tomar cartas en el asunto y emitió en la ciudad de Washington una advertencia contra los ciberdelincuentes que utilizan cajeros automáticos de Bitcoin y códigos QR para estafar a las personas. La Oficina Federal de Investigaciones estadounidense notificó un aumento en los estafadores que llevan a sus víctimas a cajeros automáticos para completar las transacciones de pago.

“Un desarrollo alentador en la lucha contra los delitos relacionados con las criptomonedas es la creciente capacidad de las fuerzas del orden para incautar directamente activos obtenidos ilegalmente”, explicaron desde la empresa Chainalysis.