En su afán de cerrar aún más el cerco sobre el dólar, el Banco Central eliminó una normativa de 2018 que permitía a comercios y personas actuar como agentes de cambio.

La medida afecta particularmente a las sociedades de Bolsa que habían realizado su inscripción ante el Registro de Operadores de Cambio, y que permitían en general a los ahorristas obtener mejores cotizaciones que en los bancos.

Según determinó el BCRA, los brokers tendrán un plazo de 30 días para presentar un plan de encuadramiento ante la Superintendencia de Entidades Financieras en caso de que deseen transformarse en casas o agencias de cambio, o desarmar su negocio.

"Nos dirigimos a ustedes para comunicarles que esta institución adoptó la resolución que, en su parte pertinente, establece: dejar sin efecto el segundo párrafo del punto 1.1 de las normas sobre operadores de cambio", reza la comunicación A 6.999, publicada ayer por el Banco Central.

Dicha comunicación hace referencia a la normativa, aprobada en enero de 2018 durante la gestión de Federico Sturzenegger que habilitaba a personas jurídicas no autorizadas por la ley de entidades financieras (comercios, industrias, entre otros) a operar de forma permanente o habitual en el mercado libre de cambios, incluida la compra y venta de monedas y billetes extranjeros, así como el canje de cheques de viajero.