En los últimos cuatro años, la inversión financiera demostró su ya conocida volatilidad. Un informe de Ocipex destacó que ya se fue el 98% de lo que ingresó durante la gestión Cambiemos gracias a la política de desregulación. De esa forma, la canilla financiera demostró que, de todos los tipos de inversión, es la más volátil. Por eso organismos internacionales como el FMI recomiendan medidas macroprudenciales que limiten su ingreso para mitigar el riesgo.

Ocipex afirmó: “Cambiemos habilitó de manera irrestricta el ingreso y egreso de capitales de corto plazo. En los últimos 4 años, US$37.960 millones de esos golondrina entraron al mercado local de letras y títulos de deuda. De ese monto, hoy sólo queda el 2%. Se fugaron US$37.192 millones. La salida se precipitó con la corrida de abril del 2018. Desde entonces se fueron US$11.753 millones, un tercio de los desembolsos del FMI. ¿Con qué se financió?”