La Comisión Nacional de Valores ( CNV) estableció los requisitos que deben reunir los Fondos Comunes de Inversión (FCI) para ser considerados como alternativas de inversión para los activos financieros repatriados.

La medida tiene el objetivo de exceptuar los FCI de las alícuotas diferenciales del impuesto sobre los Bienes Personales, tal como se estableció a través de la resolución general 828/2020, publicada hoy en el Boletín Oficial.

Esto se da en el marco de la Ley de Solidaridad Social y Reactivación Productiva, que introdujo modificaciones a la ley de Bienes Personales al contemplar la posibilidad de fijar alícuotas diferenciales para gravar los bienes situados en el exterior y de disminuirlas en el caso de verificarse su repatriación.

El Gobierno luego exceptuó del pago del gravamen diferenciado a los sujetos que hubieran repatriado activos financieros, y que representen por lo menos un 5% del total de los bienes situados en el exterior, manteniéndose el beneficio en la medida en que los fondos declarados permanecieran depositados al 31 de diciembre de cada año calendario en que se hubiera realizado la repatriación, en entidades financieras a nombre de su titular.

La decisión se tomó con la finalidad de permitir el desarrollo del mercado financiero y la reactivación de la economía real, admitiendo que aquellos fondos objeto de repatriación puedan ser afectados, entre otros destinos, a la suscripción o adquisición de cuotapartes de FCI existentes o a crearse; debiendo provenir tales fondos de la misma cuenta que recibió la transferencia original desde el exterior.

En consecuencia la CNV estableció los requisitos que deben reunir los FCI a los fines de ser considerados como alternativas de inversión.

Al respecto, indicó que en particular, se propicia respecto de los FCI Abiertos, la inversión de al menos el 75% de su haber en activos emitidos y negociados en el país, pudiendo invertir el porcentaje restante en activos emitidos y negociados en los países que revistan el carácter de Estado Parte del Mercosur y Chile.

En tanto señaló que los FCI Cerrados deberán invertir exclusivamente en forma directa o indirecta en activos situados, constituidos, originados, emitidos o radicados en el país.

En relación a la elegibilidad de los FCI Abiertos existentes a la fecha, se prevé su adecuación mediante la adopción de una política de inversión específica; debiendo adecuar su cartera de inversión en un plazo que no podrá exceder los 30 días corridos desde la publicación del acta de aprobación; no pudiendo realizar en dicho lapso nuevas inversiones en el exterior.

A los fines de garantizar la trazabilidad de los fondos provenientes de la repatriación, la CNV definió que los FCI elegibles deberán prever en sus reglamentos de gestión la emisión de una clase específica de cuotaparte; debiendo proceder a su incorporación en los textos reglamentarios.

Con el mismo objetivo, la Comisión subrayó que se ha previsto que en la medida que en la operatoria de suscripción y rescate de estos Fondos participe un Agente de Colocación y Distribución Integral (ACDI) de FCI, el mismo deberá abrir una cuenta bancaria exclusiva y distinta de aquellas abiertas en interés propio o de terceros y de aquellas que utilice para la percepción de los montos correspondientes a suscripciones y rescates de otros Fondos no encuadrados bajo el presente régimen.