Las criptomonedas ha tenido un boom sin precedentes, cada día que pasa son más y más los inversores que se suman a este nuevo universo y, con ello, los mecanismos tradicionales de inversión comienzan a fusionarse con el ecosistema cripto.

Actualmente son Bitcoin y Ethereum las que encabezan la amplia lista de alternativas existentes y, además, están en plena tendencia alcista.

Las distintas plataformas, conocidas como Exchanges, nos permiten comprar y vender cualquier criptomoneda, pero no solo eso, también ofrecen la posibilidad de colocar criptomonedas a renta fija u operar derivados, es decir, instrumentos financieros más complejos.

Si bien la primera opción puede darnos un rendimiento anual del 6% en dólares, con los derivados podemos lograr entre un 10% y un 30% anual con un riesgo relativamente bajo.  

En los mercados tradicionales, los inversores con más experiencia suelen operar opciones financieras o contratos futuros, este tipo de operatoria actualmente está disponible con criptomonedas en la mayoría de los Exchange, donde el acceso es mucho más fácil para el ciudadano a pie, ya que encuentra menos barreras de entrada para acceder a este mercado, de esta forma ya cuenta con la posibilidad de obtener mayor rentabilidad con sumas más pequeñas de dinero.

¿Qué es un contrato futuro?

Es un acuerdo entre dos partes por el cual se obligan, uno a comprar y el otro a vender, una criptomoneda u otro instrumento en una fecha futura y a un precio determinado.

Es muy natural que esto ocurra en las commodities, entonces un productor de trigo en plena cosecha, frente al temor de una baja en el precio, puede asegurar la venta de su producción por medio de un contrato a 90 días para reducir el riesgo de la variación en el precio.

Por su parte, el molino que requiere de esta materia prima, ante el temor de una suba de los precios, puede asegurar la compra del trigo por medio del mismo contrato, de esta forma el productor y el molino ya cerraron el precio y redujeron o eliminaron el riesgo del negocio.

Ahora bien, en el medio de esta operación, pueden presentarse muy buenas oportunidades para los inversores y especuladores.  

Estrategia Cash and Carry  

Esta es una estrategia bien conocida por los expertos de futuros, consiste en aprovecharnos de la diferencia entre el precio actual y el precio futuro de un instrumento, es una operación de arbitraje entre dos mercados, el contado y el futuro.

En esta estrategia compramos el activo subyacente, por ejemplo Ether, y simultáneamente vendemos el mismo número de Ether por medio de contratos futuros con vencimiento trimestral.

Actualmente, mientras escribo, tenemos a Ether cotizando a 3283 dólares y el precio futuro al 25 de Junio se está negociando a 3544 dólares, es decir, podríamos comprar 1 ether ahora y venderlo a futuro inmediatamente a un precio superior, tomando ventaja de la tasa positiva que ofrece.

Entonces, una vez vendido nuestro contrato sobre Ether ya tenemos la operación completa, al transcurrir el plazo del contrato entregamos nuestra criptomoneda y recibimos el precio pactado.

Esto se conoce como Cash and carry, podemos hacer tasa por medio de esta estrategia siempre que el futuro se negocie por encima del precio actual, no importa si Ether baja o si sube, nosotros ya vendimos al precio establecido en el contrato.

Por otro lado, también es posible cerrar la operación de manera anticipada si la tasa se comprime, por ejemplo, tenemos a Bitcoin en máximos históricos y vemos que el precio futuro está bastante más arriba que el precio de mercado, es decir, la tasa es alta, podemos comprar el subyacente y vender un futuro, al transcurrir los días el precio futuro puede ofrecer una tasa menor a la que nosotros conseguimos, es decir, la tasa puede comprimirse dejándonos una rentabilidad mucho mayor si cerramos anticipadamente la operación en lugar de esperar a la finalización del contrato.

En principio esto parece muy complejo, pero no lo es tanto, en el siguiente video te explicamos la operación paso por paso de una forma fácil para que puedas entenderlo mejor.  

*El autor es analista técnico de mercados financieros

Creador de la Academia Sé diferente

Abogado