Los plazos fijos UVA hoy se destacan entre los depósitos a plazo en pesos. En febrero, "continuaron creciendo a tasas elevadas" y llegaron a un 36,9% real para aquellos con cancelación anticipada y 20,4% real para los tradicionales, según un informe del Banco Central.

El saldo de los depósitos en pesos del sector privado se redujo 0,8% real en febrero, fundamentalmente por el desempeño de las cuentas a la vista. Pero en el sector a plazo, se incrementaron 2,3% real en el mes y, en ese escenario, resaltó el desempeño del segmento en UVA.

"En una comparación interanual, los depósitos en pesos del sector privado se incrementaron 19,3% real, con crecimientos en las cuentas a la vista y a plazo", sostuvo la autoridad monnetaria.

La tasa de interés de los plazos fijos en pesos hoy se mantiene en 37%, un porcentaje que en tiempos de inflación acelerada queda por detrás del aumento del costo de vida y muchos ahorristas comenzaron a resignarse a perder por poco.

La opción de los UVA pese a estar desalentada por los bancos permite una cobertura mayor. Se opera desde homebankig y es el único depósito a plazo que le gana al aumento de precios.

¿Cómo funciona un plazo fijo UVA?

Tras depositar el capital a plazo, este se convierte en UVA, que se ajusta en función al índice CER (Coeficiente de Estabilización de Referencia) que publica a diario el BCRA. Al término del plazo pactado, vuelve a convertirse en pesos al valor de la UVA de ese momento, que habrá subido junto con la inflación.  Por sobre esa variación, pagan un adicional que dispone cada banco y suele oscilar entre 0,5% y 1,5% nominal anual.

A diferencia de los plazos fijos tradicionales que permiten depositar a 30 días, la temporalidad mínima de los UVA es de 90 días, garantizando así "no salir" de la inversión a un período más corto de tiempo para perder contra la inflación.

Desde el 2020, existen los UVA precancelables que permite recibir UVA más 1% de tasa anual si se permanece durante 90 días pero da la opción de desarmar la colocación y retirar el dinero a partir del día 30, aunque en ese caso paga una tasa nominal anual del 30,5%, menor a la del plazo fijo tradicional.

Los bancos están obligados a ofrecer ambas alternativas tanto de forma física en las sucursales como a través del homebanking u otros medios electrónicos.

Bajó el crédito al sector privado

 

El BCRA informó que "el saldo de crédito al sector privado en pesos se redujo 1,7% en términos reales en el mes, aunque acumuló un crecimiento real interanual de 9,4%". La autoridad monetaria sostuvo que "en febrero el ratio de irregularidad del crédito al sector privado para el sistema financiero continuó descendiendo hasta ubicarse en 3,8%". 

Subrayó además que "la liquidez en sentido amplio del sistema financiero agregado aumentó 0,3 puntos de los depósitos totales en febrero, hasta representar 65%".

"Este indicador se incrementó 1,2 puntos con respecto a 12 meses atrás, fundamentalmente por el desempeño del segmento en moneda extranjera", manifestó. En lo que respecta a la solvencia del sector, evaluó que "todos los grupos de entidades financieras incrementaron sus niveles de integración de capital".

A su vez, aseguró que en el primer bimestre de 2021 los indicadores de rentabilidad del conjunto de entidades financieras fueron "positivos", aunque "se ubicaron por debajo de los registrados observados tanto al cierre de 2020 como en una comparación interanual".