El Banco Central de la República Argentina (BCRA) liberó un monto de 18.060 millones de pesos en la última licitación de letras de liquidez (Leliq). Existe la posibilidad de que gran parte de ese total se pueda volcarse este miércoles y en los días siguientes en la compra de dólares y, por lo tanto, impulsar nuevamente la suba del dólar en el mercado paralelo. 

El dólar blue aumentó 19 pesos, un 13,3%, en los últimos diez días. Sin embargo, el resto de las cotizaciones se mantuvieron estables, con los periódicos ajustes que el Banco Central realiza en el mercado minorista y que el Banco Nación lleva a cabo en el minorista. Por otro lado, las subas en el mercado financiero fueron notoriamente menores a las registradas a las de su par informal

Por esta razón, el panorama no altera los planes del Central, que a pesar del aumento en la cotización del blue no dejó su política compradora de los últimos meses. Por ejemplo, tanto el lunes como el martes  desde el BCRA se hicieron con unos 140 millones de dólares y se está cerca de finalizar abril con un saldo a favor en sus intervenciones  de, mínimo, 1.500 millones, superando la marca del mes pasado. 

Los mecanismos "de esterilzación" del Banco Central

El problema es que para concretar la compra de divisas norteamericanas se deben emitir pesos que luego la entidad vuelca en la plaza. Además, para sortear un desborder de la base monetaria, se debe recurrir también a los “mecanismo de esterilización”, es decir, los pases pasivos y las Leliq. 

En el caso de las letras de liquidez, ayer el Banco Central llevo a cabo un de las licitaciones de rutina ante el inminente vencimiento por $287.976 millones. La entidad financiera tiene dos opciones ante estos casos, o renueva por un monto superior al vencimiento para reducir la base monetaria, es decir, contracción; o renueva menos pesos que los que vencen para incrementar la base, es decir, expansión. 

En un panorama influido por el aumento del blue, el martes pasado el BCGA optó por la segunda opción ya que renovó $270.000 millones, lo que derivó en una circulación de $18.060 millones.  El destino de esos millones de pesos puede volcarse en su totalidad a la adquisición de moneda extranjera, algo que generaría una falta de opciones en pesos. 

A pesar de que en apariencia el monto no parece ser significativo, ya que equivale a 112.000.000 en dólares blue, puede que sea lo necesario para que genere una nueva suba en un mercado acotado como es el actual.  

Por el momento una de las explicaciones por las que no se renovaron la totalidad de los vencimientos en la licitación de Leliq fue por la tasa del 38%, la cual es inferior a las expectativas que se tienen respecto a la inflación del mercado y, recientemente, a las previsiones del aumento del dólar.

La abundancia de pesos

"Puede parecer obvio, pero para comprar dólares hacen falta pesos, que era justamente lo que escaseaba últimamente", señaló un operador en referencia al ajuste monetario que determinó una significativa caída del incremento interanual de la base monetaria en lo que va de abril.

En ese sentido, la expansión interanual de la base monetaria superó el 80% a mediados de octubre de 2020, cuando resolvió dejarse de lado el financiamiento del Tesoro por parte de transferencias del Banco Central por adelantos y utilidades.

El cambio de estrategia se pudo comprobar hace doce días gracias a un fenómeno nunca antes visto en la Presidencia de Alberto Fernández y de Miguel Pesce en el Banco Central: La base monetaria mostró ese día una caída interanual del 0,89%. Esa disminución en la base monetaria fue consecuencia de la licitación de Leliq del día anterior, que resultó en un contractivo de $64.936 millones, continuada con otra retracción de $6.345 millones el martes 20 de abril.

Sin embargo, las dos licitaciones siguientes fueron en el sentido opuesto, con expansiones de $20.281 millones en jueves 22 y de $18.060 millones el martes 27. De esta forma, ya no hay tanta "escasez" de pesos y, por lo tanto, los riesgos de que se usen para la adquisición de dólares se encuentran latentes.