El índice de salarios registró en febrero una suba del 3,9% respecto de enero y acumuló en el primer bimestre del año una mejora del 10,1%, informó este jueves el Indec. Esto significa que en el comienzo del año, antes del estallido de la coronacrisis, los ingresos laborales le ganaron a la inflación y rebotaron en términos reales 1,9% en febrero y 5,6% si se acumula la mejora de los dos primeros meses del año.

En la recuperación incidieron el impacto de algunas cuotas pendientes de las paritarias de 2019 en varios gremios y los aumentos por suma fija decretados por el Gobierno. En febrero, los privados recibieron el segundo tramo de $1.000 y completaron así los $4.000, mientras que los estatales recibieron el primer pago de $3.000.

Sin embargo, producto de la debacle salarial post devaluación de 2019, el repunte no alcanzó para que el poder adquisitivo recuperara el nivel del mismo mes del año pasado. Así, en febrero el salario real cayó 2,5% interanual.

La mejora en el índice de salarios que difundió el organismo se dio como consecuencia de la suba nominal de los salarios registrados de 4% y un aumento en los salarios del sector privado no registrado del 3,2%.

Entre los trabajadores formales, el alza nominal fue del 4,6% en el sector privado y del 2,9% en el sector público.

"Último dato sobre salario real precoronavirus. En febrero volvió a subir fuerte el ingreso de los asalariados registrados del sector privado (acumularon un 8,9% en el primer bimestre), mientras que el sector público apenas le ganó a la inflación (1,3% entre enero y febrero)", analizó Luis Campos, coordinador del Onservatorio del Derecho Social de la CTA Autónoma.

Pese a esta recuperación, los salarios seguían en febrero muy lejos del nivel previo a la asunción de Mauricio Macri. El poder adquisitivo de los trabajadores privados formales era 12% menor al de noviembre de 2015 y el de los del sector público, 22% más bajo.

Con todo, esta dinámica de los ingresos ya es historia antigua. El parte económico a raíz de la cuarentena preventiva del coronvirus agudizó la crisis laboral. En el sector informal, muchos trabajadores se quedaron sin ingresos y sólo accedieron a los $10.000 del ingreso familiar de emergencia. Y entre los registrados, comenzó un proceso de suspensiones con rebajas salariales luego de que la CGT y la UIA alcanzaran un acuerdo que fue reglamentado por el Ministerio de Trabajo.