La fórmula para lograr un escenario con mayores probabilidades de éxito para una oferta "sostenible" de reestructuración de la deuda pública de la Argentina, sería una quita del 20% del capital. Así lo indicó un informe de la compañía Balanz difundido hoy que también sugirió extensión de los plazos del tramo medio y corto.

Según el análisis, esa quita, de 100 a 200 puntos básicos de reducción de cupón, más un tratamiento similar entre distintas leyes, llevaría a una pérdida de 30% a 40% en valor presente neto.

Para que la restructuración sea sostenible, "debería lograr mantener la capacidad de pagar servicios de deuda sin acceso al mercado de capitales y sin esperar una aceleración muy importante del crecimiento del PBI en el corto plazo".

Esta condición significa necesidades de financiamiento para pagar intereses a tenedores privados en 1,5% del PBI, "para evitar problemas de liquidez durante la transición sin acceso a mercado de capitales", consideró el informe.

En ese sentido, puntualizó que la solución significa recortar cerca de 50% el pago de intereses, que se alcanza o bien con 50% de recorte en el cupón o con 50% de quita de capital.

"Éste último es muy poco probable de ser aceptado, mientras que la reducción de cupón sería difícil de ser aceptada por los tenedores de bonos largos, ya que implicaría una pérdida grande en términos de valor presente", consideró Balanz.

La empresa financiera también sostuvo que para que la oferta logre una aceptación amplia, la pérdida en valor presente debería ser similar para todos los bonos.

Por tal motivo, señaló que la "opción más viable" sería una combinación de extensión de cinco años de plazo en el tramo corto y medio, una quita del 20% en el valor nominal, y una reducción de 100 a 200 puntos básicos en el cupón.

"Hacer ofertas por tramos de bonos facilitaría alcanzar las mayorías necesarias. La opción de quita de capital extenderá la negociación por fuera del objetivo de marzo, pero es la mejor opción para equiparar las pérdidas en valor presente de los distintos bonos", enfatizó.

Y añadió que "será más fácil que luego de la reestructuración los bonos coticen por tasa, si la misma contempla una quita de capital".