Si bien la semana pasada ya se había operado algo en grey market, esta fue la primera semana de trading tras la liquidación del canje, lo cual hizo que el volumen operado sea muchísimo mayor.

Recordemos que la semana pasada habían empezado operándose en niveles de 10.5% de tasa en promedio, sin embargo desde ese momento vimos mayormente vendedores y pasaron de niveles de 11%-11.5% a principio de semana a niveles cercanos a 12% sobre el cierre del viernes.

Los bonos que más se operan al momento son 2030 y 2035, que son las emisiones más grandes, y fueron particularmente los bonos donde vimos más venta, lo que hizo que hacia mitad de semana la curva se aplanase bastante y quedaran todos los bonos rindiendo entre 11.5% y 12%.

Respecto a los bonares, el flujo fue en aumento a lo largo de la semana, aunque todavía parece un poco difícil sacar conclusiones dado que recién a partir del lunes se podrán empezar a operar contra dólares en el mercado local que es donde solemos ver el mayor flujo para estos bonos. Si bien, por como vienen operando hasta ahora contra pesos, pareciera que no vamos a tener un spread muy importante entre los bonos ley local y ley extranjera, no descartamos que cuando el mercado se normalice este margen pueda ampliarse.

Pasando a los bonos en pesos, los ajustables por Cer siguen siendo los más operados y el volumen esta semana fue de menor a mayor. Los primeros días vimos mucho movimiento en TX26, y con el pasar de los días se acopló al volumen habitual que suele tener la curva de Tx´s. En el punta a punta semanal estos bonos retrocedieron en promedio 1% para toda la curva.

A diferencia de semanas anteriores vimos bastante interés en los bonos a tasa fija.  Estuvieron muy demandas y cerraron con una suba semanal de hasta 6% para el tramo largo.

Como dato positivo tenemos que el tesoro pudo rollear el vencimiento en pesos de la semana y conseguir además 15 mil millones de pesos. Colocó dos letras a descuento y dos instrumentos ajustables por Cer, ambas a tasas en línea con el mercado.

Pasando a bonos corporativos, fue una semana sin grandes movimientos, y la cual fue muy notorio como el flujo fue de disminuyendo con el paso de los días. Si bien entre martes y el miércoles vimos muy buena liquidez en estos títulos en comparación a las semanas anteriores, la misma se vio fuertemente afectada por el gran flujo que hubo en los bonos soberanos y entre jueves y viernes prácticamente no se operaron. La mayoría de los bonos arrojaron un saldo semanal entre flat y 1% negativo, que teniendo en cuenta el spread con el que operan estos bonos, no es algo significativo.

Como noticia relevante en relación a estos bonos, en la semana se anunció el canje de la ON al 2020 que tiene el banco hipotecario, el mayor vencimiento que queda dentro de los bonos corporativos de acá a fin de año, por un total de casi 300mm entre amortización y cupones. El mercado estaba a la espera de este anuncio, ya que era algo casi descontado y por el momento lo habría tomado con buenos ojos, ya que sigue operándose en los mismos niveles que lo hacía antes del anuncio.

Por último, en una semana particular para los instrumentos dólar linked por rumores acerca de un posible desdoblamiento de tipo de cambio, el BCRA aprobó el jueves una medida que les permite a los bancos y entidades financieras ofrecer instrumentos en pesos atados a la evolución del dólar oficial, es decir plazos fijos dólar linked, buscando incentivar el ahorro en pesos. Respecto al flujo en estos bonos, siguieron los rescates de los FCI, y, si bien vimos venta de estos títulos, recordemos que estos bonos venían operándose en niveles de devaluación menos 1/2%, por lo que con un spread positivo sobre devaluación pueden volverse atractivos nuevamente.