La empresa Raizen, licenciataria de la marca Shell en la Argentina, dispuso este sábado discontinuar en "forma temporaria" las operaciones productivas de su refinería de la localidad bonaerense de Dock Sud como respuesta a la caída sostenida de la demanda, estimada en 80% promedio de sus distintos productos.

La compañía -que llegó hace dos años al mercado local al comprar los activos del negocio del downstream de Shell Capsa- aseguró que la medida "es de carácter temporario" y que "la producción en la refinería se reiniciará en la medida en que se restablezca la demanda y resulte necesario retomar la actividad"

En tanto, los servicios esenciales de la refinería continuarán operativos, así como la terminal de despachos de camiones de naftas y diésel, la terminal portuaria para la carga y descarga de buques, y el área de carga de gas licuado; todos permanecerán habilitados.

El stock acumulado actualmente en los tanques de la refinería y en los depósitos ubicados en otros puntos del país "resulta suficiente para abastecer la demanda actual" y las necesidades de sus distintos clientes, aseguraron esta tarde fuentes de la compañía ante la consulta de Télam.

En el mismo sentido, Raizen aseguró que la red de 728 estaciones de servicio continuará operando con normalidad en todo el país, por lo cual reiteró un "absoluto compromiso con el abastecimiento de combustibles y lubricantes en el país durante este período de aislamiento obligatorio”.

La empresa explicó que la medida de suspender temporalmente las operaciones en la refinería responde a "la caída sostenida de la demanda de combustible, en un 80% aproximadamente, debido al aislamiento social, preventivo y obligatorio y habiéndose colmado la capacidad de almacenamiento de producto".

Raizen en Dock Sud 

La refinería de Raizen es considerada la segunda en importancia del país por su capacidad de producción que alcanza los 108.000 barriles de petróleo crudo diarios, y su producción la destina a grandes clientes de forma directa, a su red de estaciones de servicio, a las compañías aéreas y a la exportación.

En el segmento minorista, Shell cuenta con 20% del mercado, por detrás de YPF y por sobre Axion, la red de la petrolera Pan American Energy, las que de manera homogénea registraron el derrumbe de sus ventas por el efecto del aislamiento obligatorio ante la pandemia de coronavirus.