La Unión Europea debe de aunar fuerzas en cuanto a la expansión económica de cara al 2021. Si bien es cierto que los datos en cuanto al Producto Interior Bruto (PIB) fueron más positivos de las estimadas, las discrepancias en materia de política monetaria pueden desencadenar efectos negativos en el conjunto agregado de la economía de la Unión. 

Según los estudios finales, el PIB de la zona euro tuvo una contracción del 0,6% en el cuarto trimestre de 2020. Dato inferior al que se estimaba en consecuencia de la segunda ola de la pandemia de Covid-19. Además, la economía de la Unión Europea en lo que respecta a su actividad financiera se contrajo en el cuarto trimestre un 0,4%, por debajo de las previsiones de Eurostat

En términos comparativos con el cuarto trimestre de 2019, el PIB de la zona euro registró una caída del 5% debido al efecto del Covid-19. Además, en cuanto a los niveles de duda relacionados con el punto que se comentara a continuación, cabe nombrar a países como España, Italia, Portugal o incluso Francia, con deudas muy por encima del 100% del PIB y que a niveles actuales del 2021 están logrando mantener un cierto crecimiento en el primer trimestre del 2021 a través de las compras masivas de bonos del BCE y a unos tipos de interés nominales en cero o negativos.

A pesar de que las caídas fueron menores de las esperadas y que, en efectos reales, solo el 20% de la población europea esta siendo afectada por la situación del coronavirus, desde las instituciones europeas financieras están surgiendo dos alas antagónicas en lo referente a las dinámicas económicas expansionistas respecto a la inflación y a la presión sobre los tipos de interés.

Según fuentes del Eurosistema, la institución alemana Bundesbank está pidiendo un endurecimiento de la política monetaria cuando la inflación se sitúa cerca del 2%. Cabe recordar que una economía estable y fructífera en el medio y largo plazo deberá de contar con una inflación no superior al 2%.

Tasa de inflación zona Euro Dic19' a Dic20' - Fuente Statista

A pesar de los choques entre algunos bancos centrales con respecto a las subidas de tipo, desde la máxima autoridad responsable de materia economía en la UE, el BCE se sigue defendiendo la extensión de la política expansiva hasta que sea económica y financieramente necesario con tal de paliar los efectos de la pandemia.

Cabe destacar también que la corriente que aboga por un aumento de los tipos de interés tiene como base la predicción de que el IPC superará el 3% durante el final del 2021. Asimismo se defiende que, si las tasas de inflación en la zona del euro finalmente suben, se deberá hablar una vez más sobre la orientación de la política monetaria subyacente. 

Como conclusión frente a los datos del PIB y los choques actuales de bancos centrales vs el BCE, la UE deberá de evaluar los estímulos actuales que desde las instituciones den para que el Eurosistema tenga reacciones comedidas frente a los nuevos choques externos que se tengan en relación con posibles nuevas cepas y las campanas de vacunación.

 

La semana pasada se produjo un encuentro de todos los ministros de finanzas de la zona euro con el objetivo de mantener conversaciones ante el repunte de la actividad económica y los intentos de los gobiernos en la inyección de liquidez en la economía. Las conversaciones que se produjeron en el ala del ECOFIN en Bruselas fueron positivas y optimistas en cuanto a la situación actual de los gobiernos de disponer de medidas para apoyar la liquidez corporativa, las moratorias de pago de créditos, aplazamientos de impuestos y subsidios salariales.

Por otro lado, los gobiernos ya comienzan a pasar a la fase de un menor intervencionismo en los sectores económicos tras la aprobación de los Fondos Europeos. Desde Bruselas ya se plantea el compromiso de apoyo a corto plazo con una estrategia fiscal a medio plazo además de la necesidad de retirar gradualmente el apoyo público a ciertos sectores con el objetivo de volver a regresar al liberalismo económico previo al Covid-19. Esto implica por tanto ajustes en materia laboral puesto que el propio sistema privado financiero deberá de ser el que decida qué compañías están preparadas para sobrevivir y cuáles quebraran. 

Los ministros de finanzas de la zona euro volverán a tratar estas cuestiones en abril para revisar los datos que se produzcan durante el segundo cuatrimestre del 2021 y la revisión de ciertas leyes financieras con el objetivo de un saneamiento en la economía europea en cuanto a empresas no viables tras la pandemia. 


* Análisis de Trading Forex EU